Buscar este blog

miércoles, 26 de mayo de 2010

DE FUTBOL, DE CAMPAÑAS ELECTORALES Y NUESTRA REALIDAD MEXICANA...


Entre la efervescencia del futbol (sí, aquél futbol que se remite estrictamente a la Selección Mexicana cuya máxima aspiración será terminar en un "buen lugar" -según declaraciones del "Vasco" Aguirre-), la vorágine de las campañas electorales para elegir gobernadores de varios estados y alcaldes de municipios de las mismas entidades federativas y nuestra terrible realidad que se desgarra las vestiduras por cuanto corresponde al auto de formal prisión a Celia Lora (hija del legendario Alex Lora del TRI), a si la hija de Alicia Machado fue procreada por su relación con el "cheyenne"; a la detención de Greg Sánchez (candidato a la gubernatura de Quintana Roo -alianza PRD, PT y CONVERGENCIA-), a si Luis Miguel ya se murió -o sencillamente es una estrategia de mercadotecnia- o a si se organizan foros, marchas, cartas abiertas o boicots para manifestar el repudio por el decreto de la LEY SB1070 propuesta por la gobernadora de Arizona, Jan Brewer... por no mencionar el gran circo mediático de las autoridades judiciales del estado de México con el caso de la niña Paulette Gebara Farah... estamos dejando de lado la real perspectiva de lo que a nivel nacional está ocurriendo.



Existen un sin fin de asuntos de orden público, que debieran ser titulares de ocho columnas -como antaño solía decirse de las "primicias" o noticias de primera plana, esto es, las que en verdad eran sumamente importantes y prioritarias-; el tema de la inseguridad está en primer plano porque día a día, hay acontecimientos que incluso, de no ser porque son tratados en las redes sociales (principalmente twitter o facebook) no se tendría conocimiento -de forma inmediata- de ellos.



Tal ha sido, por mencionar uno de esos asuntos entre muchos más, el del ex senador Diego Fernández de Cevallos, mismo que a la fecha no se ha podido resolver ya que según se dice, hubo orden de primerísima línea para no hablar más- independientemente de que se quiera o no, que éste pudiese llegar a buen término-.



Por otra parte, hay problemáticas que no se pueden ignorar; por ejemplo, podemos hablar de la tendencia ascendente (y totalmente evidente) de asuntos como la violencia que se vive en un clima de temor, de psicosis e histeria colectiva en los municipios no tan sólo de la zona fronteriza, sino en diversos puntos geopolíticos del país de norte a sur y de este a oeste, ya que no deja de extenderse hacia todo tipo de sectores y niveles socioeconómicos y culturales, porque ya no es privativa de barrios o colonias populares o de círculos altos y vinculados a giros empresariales cuestionables.
No.



La violencia permea todos los estratos y grupos sociales; incluso, al día de hoy, se habla de dos casos aislados que se suscitaron en escuelas secundarias oficiales (del gobierno): dos jovencitas con herida provocada por arma de fuego (disparo) en donde la diferencia entre ambos es que, en uno de ellos el alumno compañero de la niña llevó una pistola propiedad de su padre y, en el otro, el disparo simplemente cayó del cielo porque resulta que ahora dicen que provino de un helicóptero que se encontraba circulando en la zona por donde se ubica la escuela.



Todo esto es terriblemente preocupante; la descomposición del tejido social, día a día avanza, corropiendo más y más a la estructura básica de la sociedad que es la familia, porque ésta en realidad, ya ni siquiera existe en su forma tradicional como en origen se concibe.



Los nuevos "modelos" de familia, por decirlo de una forma categórica, se traducen en esquemas de convivencia entre miembros de una nueva forma de agrupación social a la que también llaman familia:



Madre sola con hijos, padre solo con hijos; madre con hijos y nueva pareja, padre con hijos y nueva pareja -cuyo relevo se presenta con cierta frecuencia-; madre e hijos con pareja nueva que también lleva a sus hijos o padre con hijos y pareja que aparte de los hijos de él, quiere sus propios hijos...
Madre con hijos viviendo con los abuelos, padre con hijos viviendo con la abuela, abuelo o abuela con nietos; tíos (mujer u hombre) solteros con sobrinos, hermanos solos, primos (hijos de hermanos o hermanas) solos, ahijados con padrino (o madrina), etc., etc., etc., sin mencionar las nuevas formas familiares con padres del mismo sexo... en fin; y aunque pareciera ser un comentario extrapolado o fuera de contexto, de aquí surge la génesis de gran parte de la problemática.



¿Por qué?...



Porque aunque cierto es, que tampoco una familia "convencional" conformada por padres -padre y madre- e hijos es garante de la generación de individuos, de seres humanos con sólida formación en valores ni ciudadanos comprometidos y responsables, el desarraigo que cada uno de esos niños que crece sin referentes concretos de sus orígenes -como miembros de esa unidad básica social- con sus correspondientes roles perfectamente definidos, sí se hace notorio y fuertemente evidente tanto en su desarrollo escolar (durante las etapas consabidas hasta la educación superior -los que lleguen a estudiar alguna licenciatura-) como en la construcción de su personalidad, aunado a la creciente influencia de modas y fenómenos sociales y mediáticos actuales como ser vigoréxico, anoréxica o bulímica; padecer dismorfismo visual o identificarse con movimientos dignos de estudio como el ser "emo" o actuar como muestrario "andante" de toda clase de peircings, tatuajes y oradaciones...



Vivir con aislamiento del entorno, con un inagotable materialismo acendrado, con individualismo como filosofía de vida, cibertransformación de su yo el cual, ya no es (ni será) pleno o completo si no se encuentra -y lo hace saber- como miembro de todas las redes sociales habidas y por haber, en donde el alter ego pueda medir sus ratings de popularidad o aceptación -a manera de sentido de pertenencia- en el número de amigos de su comunidad virtual o de visitantes y seguidores de las bitácoras en los website que realice o a los que pertenezca...



Niños y jóvenes que no tan sólo crecieron con su nana electrónica (a manera de parafraseo del famoso HOMO VIDENS de Giovanni Sartori), la televisión, sino que han basado sus recuerdos de niñez y adolescencia en la convivencia frontal con el celular, el iPod, el iPhone o la computadora (en todas sus versiones) en lugar de pasar sus mejores años y recuerdos de momentos de ocio, diversión y aventuras con niños o jóvenes de su edad... de donde surgen relaciones no tan sólo de amistad, sino incluso, de noviazgo o amasiato para tal vez, terminar creando otra realidad alterna -al través de su avatar- viviendo una vida en paralelo pero realmente inexistente pero con todas las cosas materiales que desearían en su pervivir cotidiano poder poseer o disfrutar; con juegos de video donde la premisa casi siempre es "matar al enemigo" o "el que mata más gana más puntos",... por mencionar sólo unas cuántas, en donde todo esto, ha hecho que también se desvinculen del propósito básico de toda sociedad desde épocas primigenias: convivir en armonía sin la consecuente generación de conflictos personales o sociales en su generalidad.



Violencia e inseguridad son variables presentes en nuestra vida cotidiana que para la juventud actual son sinónimo de la época que les tocó vivir; sin embargo, como el día a día también lo viven con asesinatos, secuestros, huelgas, robos; descomposición social evidenciada en narcotráfico, alcoholismo y otras adicciones, pobreza, carencias, desempleo y un sin número de problemáticas sociales en el entorno, tristemente estamos hablando de jóvenes carentes de toda responsabilidad individual y social.



Se trata de una juventud gris y opaca (concretamente hablando de quienes correspondan a la tipificación de que estamos haciendo referencia); apática, mediatizada e indiferente, con pérdida total de la capacidad de asombro hacia los asuntos que ocurren a su alrededor... generada por la malentendida libertad del individuo en base a erróneos conceptos de derechos humanos con una desesperación por vivir ése día a día sin ningún tipo de definición de proyecto de su propia vida... y aunado a ello, sobresaturada por la total y apabullante influencia de los medios de comunicación y de todo cuanto existe digital y virtualmente que sin ningún tipo de filtro o discriminación, circula o existe pero a los cuales tienen total acceso en su derredor.



Pero... para qué tanto hablar ¡qué más da!



Mejor sigamos con el narcoléptico sueño guajiro de que ahora sí la Selección "a lo mejor gana o se cuela a cuartos de final"...; sigamos viviendo la parafernalia de la vida de otros para exigir derechos, para pedir justicia o para gozar con el sufrimiento de los que se lo merecen.



Continuemos donando y donando dinero a Chile y a Haití (y ahora con las erupciones de los volcanes en Perú y en Guatemala también), porque aquí no hay gente que se merezca ni nuestros pesos ni nuestra desconsiderada atención... hasta que llegue el Teletón de este año y otra vez Lucero se tenga que cortar otra vez el cabello (junto con Rebeca de Alba, porque ahora sí ya se le acabó el contrato con la marca de shampoo que no se lo permitía) y llorar para que también compremos botiquines de la farmacia "Del Ahorro" o aceptemos que en el recibo del teléfono, nos carguen lo que deseamos aportar.



A lo mejor en una de ésas, nos conformamos para cuando televisen otro show mediático con Laura Bozzo y los Lora en contra del abogado de la familia del occiso, o tal vez esperando noticias de la "soñada boda" del verdadero "gober precioso" -a decir de la gran mayoría de señoras- Peña Nieto y de la "Gaviota" quien está felíz actuando como Primera Dama Estatal sin título (pero con mucho mérito en funciones) cuidando a los hijos del gobernador, pero la que lamentablemente, no se acuerda que antes de su paso hacia la política, fue madre de las niñas que dejó en casa con su exesposo, el productor José Alberto "Güero" Castro.




Publicar un comentario