Buscar este blog

jueves, 5 de agosto de 2010

LAS DOS PALABRAS MÁGICAS...



Fotografía: GOOGLE IMÁGENES



Cuando niños, a la mayoría de todos nosotros, se nos daba la vida tan sencilla y tan fácil (cuando las condiciones de vida familiar y económica lo permitieron) y todo quedaba al alcance ya no de la mano... sino del dedo índice.


¿Por qué del dedo índice?...
Porque para un niño con el simple hecho de levantar el "dedito" e indicar lo que quería, ¡era cuestión suficiente para poner a correr a todo el mundo, apresurándose a ver "qué cosa quería el niño"!...


Sin embargo, conforme los años van pasando, dentro de las primeras cosas que a los niños les debemos enseñar, es a utilizar dos palabras que les servirán para definir el rumbo de su vida en un futuro: LAS DOS PALABRAS MÁGICAS.
¿Cuáles son esas dos palabritas tan importantes como para en este momento, estar escribiendo acerca de ellas?
POR FAVOR y GRACIAS...


Ésas son las dos palabras clave y vitales para la conformación de un pequeño ser, en un individuo consciente, responsable, educado, atento y principalmente, agradecido. Enseñar a los niños a pedir todo, absolutamente todo de manera amable y educada con esa frase tan simple: Por favor... Será punto medular en acendrar en ellos, el hecho de que las cosas no las podemos tomar ni mucho menos arrebatar (y miren que eso nos conlleva a muchísimas connotaciones culturales e incluso, de carácter sexista, por decirlo así); será la manera adecuada de a todas las personas, pedirles lo que se requiere o necesita, sin prepotencias, sin grosera altanería o absurda discriminación -cuando se trata de recibir un servicio por parte de alguien o algún lugar-.


GRACIAS es la manera más hermosa de inducir al niño, al aspecto de saber que siempre debemos retribuir con una sonrisa, con una palabra amable, con -simplemente- nuestro sincero agradecimiento al sencillo hecho de corresponder a un detalle recibido, a un favor dado... o únicamente, a un saludo amable.


La escuela debe incentivar todo esto que DEBE COMENZAR EN CASA, ya que los valores y la parte medular de la educación del ser y del individuo en sociedad, se adquiere en el hogar, con el ejemplo amoroso y responsable de los padres; la escuela contribuye con la parte académica e instruccional a fortalecer toda esta parte de valores recibidos en casa, para contribuir a hacer de nuestros niños y muchachos, mejores personas útiles a su sociedad pero, principalmente, amables, educados y agradecidos ante todas las cosas.






Publicar un comentario