Buscar este blog

sábado, 7 de agosto de 2010

¿POR QUÉ LA MÚSICA FORMA PARTE DE NOSOTROS?...

video


(Video "HER MORNING ELEGANCE" de Oren Lavie)
Tomado de Youtube



Siempre que hablamos de música (y más cuando se trata de la música que nos gusta o que nos llena por completo en alguna parte de nuestro ser), nuestro rostro se transforma.


Una sensación de agradable confort nos invade... y hace presa de nosotros, para nuestro regocijo y beneplácito. Sin embargo, ¿se han preguntado, el por qué nos sucede a todas las personas tales efectos al escuchar la música y caer bajo su maravilloso influjo?...


Muchos estudios al respecto se han hecho y lo que la mayoría de ellos aportan es que, de forma general, las ondas musicales se conectan directamente con nuestras neuronas incentivando (y acelerando) su habitual actividad; esto se manifesta de formas diversas pero concretamente reflejado en nuestro estado de ánimo y por consecuencia, en nuestras acciones y todo tipo de emociones y sensaciones que proyectamos.


Los códigos musicales son muchos y muy variados, mas, lo que por ahora nos interesa destacar, es que si disfrutamos tanto de la música, es porque nos conduce a estadios anímicos acorde a lo que en esos momentos nos encontramos viviendo, disfrutando o hasta podría decirse... sufriendo.


De tal modo que, una simple armonía nos puede hacer esbozar una sonrisa alegre pero también, conmovernos o entristecernos al grado de inevitablemente derramar lágrimas llenas de sentimientos al interior.


Así que... ahora ya podemos decir, con justeza, que si lloramos o nos sentimos exaltados o jubilosos al escuchar música que incluso, nos hace bailar... es porque precisamente esas notas musicales nos hacen viajar al interior del alma y de nuestros más caros recuerdos o más anhelados sueños.



Publicar un comentario