Buscar este blog

martes, 12 de octubre de 2010

12 DE OCTUBRE (¿DÍA DE LA RAZA O DE LA HISPANIDAD?)


Desde inicios de la vida escolar, prácticamente a todos los niños, se nos enseña que el día 12 de octubre es un día especial para toda América Latina.
Es el día en que, a la llegada de navegantes comandados por un hombre llamado Cristóbal Colón, nuestra tierra virgen y prolífera, había sido avistada y "descubierta" por gente venida del viejo continente, esto es, de Europa.
Al paso de los años, vamos entendiendo que el término un tanto extraño, de "Día de la Raza" implica que la parte y esencia indígena se rememora en esta fecha; festivales, desfiles de banderas de los países que ahora conforman la geopolítica de esta parte del continente americano (desde México hasta sudamérica, es decir, Chile, Argentina y demás); trabajitos escolares con recortes de los diferentes países (como solíamos hacerlo antaño cuando no había "wikipedia" ni recursos tecnológicos como internet 2.0 y demás programas, plataformas y aplicaciones en línea, así como declamaciones y hasta dramatizaciones de la llegada de Colón al nuevo mundo, formaban parte de lo que mentalmente teníamos construido como EL DÍA DE LA RAZA.
Posteriormente, comenzó a acuñarse el término de ENCUENTRO DE DOS MUNDOS, haciendo alusión al primer contacto (por llamarle de alguna manera un tanto adecuada o pertinente a lo que estamos comentando) entre España y la tierra desconocida habitada por nativos -a sus ojos-.
En España, por su parte, también decidieron que era más propicio llamarle DÍA DE LA HISPANIDAD en lugar de DÍA DE LA RAZA... porque como era con certeza comentado, "¿de cuál raza hablan?" para finalmente, tratar de entender, el motivo del festejo o celebración.
Todo lo anterior, sirve como pretexto bastante cercano a lo que pretendo poner en la mesa de discusión (cuando menos, a nivel teórico):
¿Este tipo de situaciones, qué connotaciones arroja dentro del contexto actual del desarrollo de los pueblos y países (naciones) cuya evolución y desarrollo se ha dado bajo la influencia cultural, histórica y sociopolítica de un país como España?...
La herencia que, en la forma de un sincretismo perfectamente definido en nuestra cultura mexicana, poseemos, debiera ser el punto de partida para este tipo de análisis y reflexiones.
La pretensión de escribir estas líneas es, precisamente, inducir a la reflexión, en este caso, a la introspección para asumir hasta dónde continuamos con la celebración de una fecha tradicional que en realidad (y al contexto actual) no nos aporta nada o, en su defecto, motivar a la construcción de nuevas formas de entender, este maravilloso resultado de un hecho histórico, que ha modelado la esencia de una gran nación como la nuestra.
Para saber más, consulta los siguientes enlaces:


Publicar un comentario