Buscar este blog

sábado, 2 de octubre de 2010

2 de octubre de 1968...

 
 
 



Fotografía: GOOGLE IMÁGENES


En este día se rememora un acontecimiento que no grato, pertinente de mencionar, suscitado el día 2 de octubre del año 1968, donde se diera la tan terrible masacre hacia una multitud congregada para un mítin estudiantil. Aunque ya no sea tema de revisión (triste y lamentablemente) en las escuelas -y mucho menos ahora, con la decisión tan equívoca del actual Secretario de Educación Pública Alonso Lujambio, de mutilar la historia nacional en lo que compete a este capítulo tan cruento como verdadero, con la maletendida intención de no "agredir verbalmente" a los niños relatando hechos más violentos o sangrientos de lo que fueron... se debe construir el futuro, en base a los hechos acontecidos en el pasado. Por ello es importante, no dejar de lado, el recuerdo de tales eventos históricos.
Sin embargo... esta reflexión no tratará de la cronología de los tan lamentables y funestos sucesos de ese 2 de octubre del '68 en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco; tampoco se hablará de quién o quiénes tras los anales de la historia, se presupone fungieron como responsables o actores intelectuales (independientemente de que el Presidente Gustavo Díaz Ordaz asumiera la responsabilidad de la situación y sus consecuentes circunstancias) ni de si fueron en realidad 15,000 proyectiles los disparados o si fueron 8,000 los efectivos militares desplegados para el operativo en la Plaza de las Tres Culturas ese día,...
Tampoco de si en realidad los muertos fueron 20 (declarados oficialmente por las fuentes gubernamentales) o más de 300, como luego se dijera en comunicados oficiales y notas periodísticas de la época, ni de si cercaron a los miles y miles de estudiantes que se encontraban en la plaza dentro de un fuego cruzado que iniciara -según se ha manejado al través del tiempo- cuando a la señal desde uno de los edificios, con un pañuelo blanco, se diera "luz verde" para iniciar el tiroteo indiscriminado hacia la multitud reunida en la explanada.


De lo que, en realidad, me interesa ahora hablar y expresar en esta introspección, es ¿cuál verdaderamente es el legado de este hecho en la historia de nuestra Patria?...
Es decir, ¿valieron la pena todos esos acontecimientos y la muerte y la desaparición de tantos y tantos que fueron pero nunca más regresaron a casa?...

¿En qué se cimentaban los argumentos iniciales de las disputas entre grupos de estudiantes preparatorianos y cómo se transformaron en polémicas de índole político-ideológica que abaderaban movimientos y causas para los estudiantes quizá, lejanas o desconocidas?...


Mil y un preguntas pueden seguir surgiendo; sin embargo, es momento de hacer una revisión puntual a lo acontecido y asumir, las consecuentes circunstancias de aquel movimiento que correspondió a una situación internacional (Praga, Berkeley, Buenos Aires, etc.), durante la convulsa y crucial etapa del año '68 hacia los setentas.

Ojalá que en las escuelas, no hayan dejado en blanco -cuando menos- el comentario alusivo a las consignas que todavía hace algunos años, aparecían en las bardas de prácticamente todas las ciudades y poblaciones urbanas y semiurbanas del país, al acercarse un aniversario más de aquél fatídico día... ¡2 DE OCTUBRE, NO SE OLVIDA!


Pero aún más allá de eso, que se expliquen con conocimiento histórico y basado en fuentes fidedignas de consulta, qué representó la sangre derramada de tantos sueños e ideales de estudiantes adolescentes aún y jóvenes románticos con anhelos de justicia rotos y libertad manipulada...


Este año 2010, no es únicamente un año de festejos por el tan traído y llevado "Bicentenario de la Independencia" y el "Centenario de la Revolución" (sin aclarar que son los aniversarios del inicio de ambos movimientos... no del desarrollo ni consecusión de los mismos), donde el motivo mayor de tales acontecimientos, sea la incentivación de la reflexión conjunta, ...de la reflexión ciudadana, para asumir de manera propositiva, el legado de tales fechas como la que hoy estamos comentando.




Publicar un comentario