Buscar este blog

miércoles, 27 de octubre de 2010

DESOCUPADO...

Desocupado
(Fotografía de Pedro Arellano Bustos)

Hablando de temas que en estos días son sumamente álgidos y preocupantes, la desocupación, la economía y la vida, son vertientes en el desarrollo social de los pueblos y naciones de cualquier país o nación.


Viendo esta imagen captada en Cuba (si no me equivoco) por el fotógrafo Pedro Arellano Bustos, vino a mi mente la siguiente pregunta: ¿de qué viven todas estas personas que no tienen un ingreso seguro o un trabajo estable?...
En sí, la sola imagen de este hombre es hermosa; refleja la bohonomía del ser el que, a pesar de todas las adversidades, se enfrenta con una sonrisa franca y plena, a los avatares de una vida difícil, dura y llena de carencias así como de evidentes limitaciones.


Y sin embargo, esta bella fotografía, nos presenta la otra cara de la moneda: la de la gente que no se arredra ni trata de proyectar lastimosa compasión para pedir unas monedas o tratar de establecer su modus vivendi a partir de las "generosas donaciones" de la gente que encuentran al paso en las diferentes calles. No.


Hay gente que realmente, sin que podamos imaginar de dónde sacan entereza y fortaleza para vivir al día presentando una motivante sonrisa, lo hacen de forma habitual y con integridad; es gente realmente admirable, puesto que la vida no se les da (ni se les dará siendo muy francos en nuestras palabras) fácilmente... mas, pareciera entonces que elevan una mirada al cielo, al término de una agotadora jornada de trabajo más, como diciendo: "gracias, Dios mío, por permitir un día más de vida y por traer comida a mis hijos"...


No obstante...
La circunstancia que me preocupa en este momento, es el pensar en cómo poder incidir en la generación de empleos que permitan a millones de personas en todo el planeta, vivir con un salario modesto pero cuando menos seguro; sin embargo, a pesar de que esta situación lograse un utópico equilibrio real, no todo se resuelve a nivel de generación de sustento seguro.


La mayoría de los pueblos y de las sociedades en realidad desean una mejor forma de vida; una calidad de vida tanto para su gente como para el desarrollo de sus países.


La mayoría de las personas, como este hombre joven y fuerte que apreciamos en esta magnífica imagen, lo que más desean es una oportunidad de vida para demostrar que por supuesto no están conformes con estar "desocupados" (claro, en el caso en que realmente se trate de gente que desea salir avante y superarse, no por supuesto cuando se trata de otro tipo de personas que no desean trabajar ni dejar de vivir como hijos de familia) y que en verdad, lo único que esperan es ésa única y maravillosa oportunidad de vida, de superación y de trabajo para dejar de ser uno más de los millones de desempleados y desocupados en todo el mundo.
Publicar un comentario