Buscar este blog

jueves, 21 de octubre de 2010

LA CHICA DEL PARAGUAS ROJO...

 
La chica del paragua rojo
(Fotografía: Pedro Arellano Bustos)




La otoñal lluvia comenzó a caer pertinaz
y la chica del paraguas rojo apresuró el paso.

Abrió su paraguas y echó a andar resuelta
pensando en las mil cosas que dejaba en la oficina.
Escritos inconclusos; expedientes incompletos...
en fin. Un sin número de cosas que terminaría
temprano cuando llegara el lunes a la oficina.

Respiró profundamente inhalando con fuerza...
un aire fresco y húmedo, mezclado con aroma
a tierra mojada y a gente, llegó a sus pulmones
y pasó hacia sus pensamientos.

Miró de reojo a la señora que iba adelante
y también discretamente volteó hacia su costado
como para que, como por descuido,
pudiese ver al joven que atendía unas mesas.

Sonrió...
Hizo una graciosa mueca en su juvenil rostro
y recordó la nota misteriosa que encontró
junto a su café por la mañana.

"¿Por qué no...?"...
Pensó para sus adentros.

Hacía muchos meses que no se daba el tiempo
ni siquiera para darse cuenta de que el mundo
seguía girando y rodando a su derredor.

Y nuevamente sonrió...
E hizo a un lado su hermoso paraguas rojo
dejando que la suave lluvia
bañara su rostro de ilusiones y de sueños
bordados de esperanzadora alegría.







Publicar un comentario