Buscar este blog

viernes, 17 de diciembre de 2010

DILO A LA LUNA...







DILLO ALLA LUNA
(Fabio Caniglia)







Alguna vez llegué a pensar,
¿qué sucedería si pudiese acercarme a la luna?...
(he de confesar que de muy niña
llegó a invadirme esta curiosa sensación 
de saber qué se sentiría tocarla
o cuando menos...
acercarse a su extraña blancura).

La luna representaba para mí,
anhelos impensables...
algo así como los amores platónicos
que siempre desde niñez te acompañan,
donde la mayoría solíamos conformarnos
tan sólo ante el paso indiferente del ser idílicamente añorado.

"La luna es de queso"...
decían los más pequeños en las reuniones
que acostumbrábamos tener en casa los domingos.

El formal discurso de mi primo Manuel, el mayor,
decía -muy conocedor del asunto-
que no; que la luna no era de queso...
sino de jabón ya usado y que por eso,
tenía esos hoyos porque ya estaba muy gastado.

Sin embargo, ahora al paso de mis mejores años,
he dejado tras de mí,
sueños de niñez y esperanzas de juventud vivida
depositados todos en la hermosa luna...
donde también, 
con ella como testigo,
también he sido tierra fértil donde mis mejores frutos,
a su vez ya han sido dadores de vida.

Y recuerdo bien que,
en una de aquéllas hermosas noches de octubre,
mi angustia y preocupación invadieron la casa
e hicieron que le gritara a mi papá
quien corriendo llegó a buscarme: 
¡yo había aventado los tenis a la luna pero se quedaron
ahí, atorados en los cables!

Me sonrió amoroso
y me dijo, "Nenita...
¿te acuerdas cuando me preguntabas
si la luna tendría pies o
si tal vez pudiese caminar?,
bueno... pues ahora es un buen momento para ello:
con tus tenis ahí, pregúntale...
y dile a ella que se los prestas
por si alguna hermosa noche 
como ésta de octubre mágico,
desea bajar a caminar...
pero házlo, mi amor,
Pregúntale: dilo alto y fuerte y desde el fondo de tu corazón,
dilo a luna... nenita, díselo ya".

Y entonces mi querido padre
abrazándome a su regazo, 
me sonrió dulce y amorosamente
mientras yo, saludaba muy contenta a la luna
esperando me pudiera contestar.





Publicar un comentario