Buscar este blog

jueves, 30 de diciembre de 2010

En vísperas de una vida nueva...



(Fotografía: Google Imágenes)




Un año más se ha ido...
En un abrir y cerrar de ojos, 
los recuerdos de las experiencias vividas,
de las emociones experimentadas...
de los anhelos no materializados
y de los sueños añorados
se agolpan de súbito en el pecho.

Respiras...
Respiras con tal profundidad
que hasta sientes cómo tu interior 
hace suya la esperanza de un hálito de vida
que reoxigena todo tu ser.

Sonríes.
(Aunque si alguien por ahí te ve,
quizá dude de tu cordura en ese preciso instante).

Pero no importa...
Sonríes para tí y para tus adentros
porque te encuentras en la víspera de una nueva vida.

Una vida buena y llena de cosas maravillosas
como el simple milagro de ser, de vivir... ¡de existir!,
está ante tí en la forma de un esplendoroso amanecer.

Y abres tus ojos hacia la grandeza de lo que te rodea:
y sorprendido te percatas de dos siluetas que te abrazan con fuerza
ves con ternura que esas pequeñas extensiones de tí, 
te aman de manera tan inocente y natural por sobre todas las cosas.

E increíblemente, te das cuenta de cuán bendecido eres:
¡has sido vida y dador de amorosa vida!
¿Qué más puedes esperar de la Creación misma
y del Todopoderoso cuando puedes prolongar tu propia vida
hacia todo tu derredor de la manera más dulce que pueda existir?...

Un nuevo año iniciará de a poco;
y con él, las promesas renovadas del ser mejor persona
y del aprender a disfrutar de la belleza que te rodea
en la sonrisa de un niño,
en el cantar de las aves...
en los sonidos prodigiosos de la naturaleza.

Y nuevamente sonríes hacia el esperanzador horizonte
que se despliega ante tu agradecida mirada.
Tienes vida... y solamente te resta ¡vivirla felíz e intensamente!




Publicar un comentario