Buscar este blog

martes, 14 de diciembre de 2010

Los organilleros mexicanos...


(Fotografía GOOGLE IMÁGENES)






Hablar de un organillero, es hablar de una tradición también muy mexicana; los organilleros existen desde tiempos antiguos, prácticamente desde la época del porfiriato en que precisamente bajo la anuencia de Porfirio Díaz se trajeron los primeros organillos alemanes. También es pertinente comentar que aunque el organillo es un instrumento oriundo de Inglaterra, los que comenzaron a circular y a escucharse en el México Porfiriano, fueron concretamente de manufactura alemana.

Es bien sabido que en la República de Chile, también existe el organillero como parte de una tradición muy arraigada; de hecho, hay movimientos sociales por tratar de impulsar su actividad dándola a conocer con sumo respeto y admiración para intentar convertirla en Patrimonio Nacional Chileno.

Esto que comento me pone a pensar el por qué en México no hacemos lo mismo: La tradición de escuchar a los organilleros con su uniforme color beige y su organillo con vistas en terciopelo color rojo, se ha circunscrito únicamente ya al Distrito Federal. De hecho, es rarísimo verlos y escucharlos en provincia, aunque recuerdo que de muy pequeñita, de repente llegábamos a ver y escuchar alguno aquí, en Orizaba.

Buscando información, me encuentro con que existe una asociación (Unión) de organilleros del Distrito Federal, la cual se fundó en el año 1975 con la finalidad de que no les fuesen robados los instrumentos de trabajo, esto es, sus organillos o cilindros. Sin embargo, cada vez hay menos trabajo, ya que su música y su labor, poco aprecio tiene por parte de la gente. Lo más triste es que, a la fecha, la cantidad de organilleros o cilindreros es muy pequeña: entre 25 y 40 trabajando y llevando su música a las personas que circulan por las populosas calles del Distrito Federal.

Algo que no he comentado es que también al organillero se le llama CILINDRERO, porque el organillo también es llamado de la misma manera: CILINDRO.

Pero, volviendo a que esta tradición ya casi por desaparecer, debiera ser punto focal de los legisladores (para que cuando menos, un voto hacia la cultura popular fuera atendido en nuestro Congreso) para tratar de preservar esta maravillosa tradición que data desde tiempos del porfiriato y así, evitar que desaparezca garantizando condiciones de vida más acordes a los tiempos actuales.

SI QUIERES SABER MÁS ACERCA DE LOS ORGANILLEROS COMO TRADICIÓN MEXICANA, te invito a visitar los siguientes sitios, así, cuando vayas a la Ciudad de México, veas con orgullo y admiración la gran labor que realizan llevando su música por todos los rincones:
http://es-la.facebook.com/note.php?note_id=121793751209883
http://www.elsalvador.com/hablemos/2006/190206/190206-3.htm
Publicar un comentario