Buscar este blog

viernes, 31 de diciembre de 2010

Si los niños gobernaran al mundo...


(Fotografía cortesía de UN BLOG VERDE)



Cuando éramos pequeños,
mis hermanos y yo, poco veíamos la televisión.
Mis papás preferían que leyéramos 
y que comentáramos en la sobremesa,
acerca de los libros que más nos gustaban.

Sin embargo, de las pocas oportunidades
que nos daban para ver televisión,
había un programa que se llamaba: LA GRAN CANICA AZUL
¡jamás nos lo perdíamos!

En él había todo tipo de diversión sana 
y didáctica para nosotros los niños;
una de las secciones que más nos gustaba
era la de: "si los niños gobernaran al mundo..."...
En ella, los niños cambiaban roles con los papás,
donde era muy divertido ver cómo una mente infantil,
daba solución práctica y sencilla
a problemas que los papás sentían terribles.
También recuerdo que,
el eterno niño de la televisión mexicana, CHABELO,
tenía una hermosa canción que también se llamaba así,
pidiendo amor y paz en el mundo al través de los niños.

Y hoy, siendo ya adultos,
la gran mayoría de esos niños del ayer,
nos quedamos con la nostálgica sensación
de si en verdad, los niños (desde ésa su inocente trinchera)
pudiesen solucionar las problemáticas de hoy día,
quizá todo fuese mucho más fácil.

Quizá las discusiones mundiales
se remitirían a un "piedra, papel o tijera"
o tal vez a un "¡las traes!"
o a un "¡tapo!" para tomar una decisión
en donde "los quemados" aceptarían
su responsabilidad en un derrame petrolero
y quizá también en un juego de las sillas
decidir quiénes participaban ahora
para luego declarar en un juego del "STOP"
la guerra al peor enemigo
y decidir una invasión a un país o no.

¡Sería tan lleno de amor el mundo entero!
Y todo se resolvería entre risas y entre juegos de niños...

Así que...
tratemos, dentro de lo que aún tenemos de ese niño
en nuestra alma y nuestros recuerdos añorados,
que la paz mundial la consigamos
no con balas,
no con guerras,
sino con buena voluntad y con amor hacia la humanidad.

¡Hagamos entre todos que este año sea bueno y venturoso
como cuando éramos niños!

¡FELÍZ AÑO 2011!




Publicar un comentario