Buscar este blog

miércoles, 2 de febrero de 2011

¡A COMER TAMALES PORQUE ES DÍA DE LA CANDELARIA!...



¡TAMALES!
(Fotografía: GOOGLE IMÁGENES)


Cuando en días pasados, platicábamos del 6 de enero y de la partida de la Rosca de Reyes, comentaba con todos ustedes acerca de la tradición que seguimos aquí en México este día 2 de febrero donde nosotros los mexicanos en prácticamente todos los hogares, celebramos el Día de la Candelaria (dedicado a la Virgen de la Candelaria) de una forma muy especial:

¡Comiendo deliciosos tamales tanto dulces como salados
acompañados con exquisito chocolate caliente!

Esta tradición tiene un gran significado, porque quienes son los encargados de "invitar a la tamaliza" (expresión muy coloquial que no todo mundo utiliza mas, sí es muy dado a escucharla repentinamente haciendo referencia a que habrá tamales para cenar o disfrutar en algún lugar) son precisamente quienes tuvieron la "suerte" de tener un "muñequito" en su trozo de Rosca de Reyes, recordando que a cada niño (o "muñequito") le acompañan las bendiciones y parabienes para este nuevo año.

Entonces, lo anterior quiere decir que los tamales y el chocolate, son comprados o elaborados por quienes se sacaron el "niño Dios" o "muñequito" de la Rosca de Reyes el pasado día 6 de enero.

Siendo el maíz tan representativo y significativo para nuestra cultura desde la época precolombina, los tamales forman parte de nuestra gastronomía más recurrente; el comer o cenar tamales en este día, resulta un hecho de suma importancia para nuestras tradiciones más arraigadas resultado del sincretismo del cual como mexicanos provenimos, porque deviene tanto de la tradición religiosa como de la prehispánica de celebrar y ofrendar a los dioses en fechas u ocasiones especiales.





Ojalá que hayan tenido un muy buen día De la Candelaria disfrutando de deliciosos tamales tanto rancheros (de hoja de tamal, con una masa de maíz muy suave y salada, acompañados de salsa roja o verde así como de carne de pollo o cerdo) o unos riquísimos tamales cernidos (de hoja y masa de maíz, los cuales pueden ser salados también -mole, salsa, etc.- como dulces pasando por los más ricos sabores como chocolate, coco, fresa, vainilla, entre otros) o con sabrosos tamales de elote (de masa de maíz con elote en hoja de maíz ya dulces, ya salados) sin que haya faltado, por supuesto, ¡un calientito chocolate!

¡BUEN PROVECHO!



Publicar un comentario