Buscar este blog

lunes, 28 de febrero de 2011

CUANDO NO HABLAS DE MÍ...



TUGU, BALI
(Google Imágenes)

Cuando no hablas de mí,
sé lo que tu pecho profundo y cálido a gritos calla...

Cuando no hablas de mí,
sé y percibo cómo tu mente vuela hasta donde me encuentro,
porque desearías tanto saber qué hago
o si pienso en alguien que no seas tú,
que hasta te duele evocar mi amorosa imagen.

Cuando no hablas de mí, amor...
mis manos se duelen por no prodigarte caricias como antaño;
porque sé cómo el suave roce de ellas,
ha logrado tatuar en todo tu ser,
cada uno de mis tiernos y enamorados abrazos.

Cuando no hablas de mí, mi dulce bien...
se te queman todas las entrañas y sé darías todo
por estar tan sólo...
un segundo más al lado mío
aspirando mi aroma sutil
que tanto te embriagaba en esas noches de entrega infinita.

Cuando no hablas de mí, mi tierno corazón...
yo tampoco puedo dejar de pensar en qué hubiese sido de nosotros
si jamás te hubieras ido de mi lado
volando hasta el mismo cielo del cual,
no puedo -ni podré- hacerte regresar.

Y me duele...
Me duele tanto porque sé que estés en donde estés,
mi muy querido amor...
en cada crepúsculo arrebolado,
me brindas tu corazón como regalo
para que lo cuide y lo atesore hasta el fin de la eternidad...
porque sigues siendo mi amor
y porque por siempre y para siempre lo serás.
Publicar un comentario