Buscar este blog

martes, 22 de marzo de 2011

Y como siempre: pensando en tí...


SUNSET
(Fotografía: BlueFam)

Como todos los días,
me levanté lo más temprano posible;
tenía poco tiempo para realizar las mil y un actividades
programadas para ese día que resultaría tan corto.

Sin embargo, mis pensamientos se encontraban muy dispersos.

Muy a pesar de que el amanecer era maravilloso,
con mil y una tonalidades naranjas
en promisoria sentencia de un buen augurio...
mi mente y principalmente mi corazón, no estaban ahí.

Como siempre...
Como siempre desde que tú te fuiste,
mi vida y mis anhelos estaban centrados en tí;
sí... porque como siempre, estaba pensando en tí.

Respiré profundamente...
Miré de reojo ésas fotografías que día y noche,
noche y día, me acompañaban a cada instante
y en cada profundo suspiro que se escapan así, sin darme cuenta.

Era costumbre en mí...
(aún estando a tu lado y despertar con tu respiración en mí)
el ver por el amplio ventanal de nuestra habitación,
ésos bellos amaneceres que únicamente existen para los enamorados.

¿Hasta cuándo poder soportar tu agónica ausencia?
No sé. En realidad, no sabría decir ni pensar en un tiempo
ni en una fecha exacta para dejar de añorar tu calidez y tibieza
así como tus palabras dulces y amorosas con que llenabas mi vida y mi ser.

¿Por qué te fuiste?...
Tampoco sabría responder esa terrible pregunta.

¿Sería acaso que tu tiempo en este terrenal espacio
ya había sido el suficiente como para dejar tu huella imperecedera?...

¿O tal vez, habías amado tanto y tanto...
que no te era posible acumular más amor dentro de tí para mí?

Preguntas.
Miles de preguntas...
pero ninguna respuesta.
Ninguna que poder elaborar o tratar de pensar.

Nada.

De nuevo levanto mi mirada,
como tratando de reubicarme en mi tiempo y mi realidad;
es momento de agilizar todo: si no me apuro...
llegaré tarde al trabajo y no puedo darme el lujo de perderlo.
No.

Camino hacia donde tengo tus hermosas fotografías, amor;
levanto cada una y deposito un dulce beso en ellas, como todos los días.

Ahora sí.
Ya estoy lista para empezar un nuevo día que,
ciertamente hace muchos minutos ya comenzó,
y como siempre: pensando en tí, mi amor...





Publicar un comentario