Buscar este blog

miércoles, 6 de abril de 2011

PAREDES QUE HABLAN (fotografía de Saúl Landell)



PAREDES QUE HABLAN
(Fotografía: Saúl Landell)


Y el pequeño Diego se quedó muy pensativo...
pensativo y sumamente preocupado;
en realidad, no tenía razón de ser su temor, mas,
todas las historias contadas por sus primos
le dejaban esa sensación de profundo miedo
al quedarse solo entre las paredes de su habitación.


Le dijeron los niños grandes:
"¡eres un bebé llorón y miedoso...
pero la bruja de la noche vendrá por tí
si no hoy... pronto... muy pronto, Diego
cuando te quedes solo en tu cuarto!".


El pequeño Diego, hizo su mayor esfuerzo
por contener las lágrimas de miedo e impotencia
ante las terribles palabras de los demás chamacos.


Y el temido momento llegó:
Era la hora de dormir y a pesar de haber suplicado
a mamá y papá que quería estar con ellos
y dormirse en su recámara...
nada...
no hubo poder humano que los convenciera de ello.


Entonces...
únicamente restaba respirar profundamente
y abrazarse a sí mismo, como para tener fuerzas suficientes
cuando en la noche, llegara la bruja por él
escuchando su horrorosa voz al través de las paredes que hablan
y teniendo mucho miedo incluso, de su propia sombra.



Publicar un comentario