Buscar este blog

martes, 31 de mayo de 2011

DÍA MUNDIAL SIN TABACO...



Fotografía: GOOGLE IMÁGENES


En este mundo donde se dedica un día de la vida nuestra casi para todas las cosas (positivas o no del todo) que nos rodean, la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD destina esfuerzos y actividades para la concientización hacia lo que debemos fomentar o no, con respecto de nuestros hábitos de vida o gustos muy personales: me refiero al tabaquismo, esto es, al gusto que muchas personas poseen con respecto de fumar.
La imagen que en esta ocasión podemos apreciar considero es mucho más ilustrativa que un millón de palabras: LOS NIÑOS SIEMPRE APRENDEN A PARTIR DEL EJEMPLO. 
Solamente me atrevo a asumir, que debemos ser congruentes y practicar con el ejemplo; a partir de él podremos -luego entonces- decir, si hemos sido totalmente congruentes y asertivos en la manera de educar a nuestros hijos y alumnos.
Para mayor información, puedes pulsar el vínculo que te dirigirá hacia la página oficial de la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD: 

lunes, 30 de mayo de 2011

En una fría y hermosa mañana...



SAUSALITO MORNING
(Patrick Smith Photography)


En una fría y hermosa mañana como la de aquél día, 
todo parecía estar bien.

De hecho, todo estaba bien.

Mi vida, mis afanes, mis deseos y anhelos... todo.
Todo en realidad no podía ser ni estar en mucho mejor forma.

Siempre he sido persona de pocas palabras;
tal vez por esa razón, prefiero sentarme a observar 
el panorama que tenga frente de mí...
no sé... quizá de esa manera, puedo yo imaginar
que cuanto observo, forma parte de lo que tanto
y tanto desearía poder decir y hasta gritar.

En casa las cosas -creo- por fin se han compuesto:
mis padres ya se hablan.

Sí; la orientadora de la escuela me dijo que no debía meterme
porque los asuntos de los adultos son entre dos
que precisamente son adultos y no niños o adolescentes
como mis hermanos o como yo.

Me da risa que me digan eso.
A decir verdad, me da mucha risa...

¿Por qué?
Bueno porque si en realidad fuera cosa de dos,
los gritos no serían gritos, 
ni las ofensas las podríamos escuchar mis hermanos 
(aunque se tapen los oídos, los pobrecitos)
o yo... a pesar de que le suba el volumen a mi ipod.

Los adultos...
Creen que por tener dinero propio
y por ser mayores en edad (que no en pensamiento
o en madurez para afrontar los problemas)
ya debemos respetar hasta sus momentos más absurdos
e irracionales. Porque no he dicho que son egoístas...
muy muy egoístas, porque únicamente buscan estar bien ellos,
sin pensar jamás en cómo nos sentimos mis hermanos y yo.

Pero bueno...
Decía que ya todo estaba bien, ¿verdad?
Ya se hablan y creo, ya también mi papá 
no duerme en el estudio.
Jajaj... ¡pobre! El sillón está tan viejo
que amanecía con unas ojeras espantosas... 
Y espero que al menos, mi mamá ya esté 
de mucho mejor humor con mi papá de vuelta 
en la habitación.

En fin...

El día es hermoso y mis hermanitos están contentos.
Eso es lo que más me interesa; 
que ellos sean felices de ver a mis papás juntos de nuevo.

Por mí no hay problema, porque todo volvió a ser como antes
(a decir verdad, siempre ha sido así... 
a ratos bien... y a ratos peleados ellos,
pero ya pasó todo -espero-)...

Y solamente me conformo con ver una vez más
cada día que despierte,
este bello paisaje que tengo frente a mi ventana...
porque nada me cuesta cerrar los ojos
para imaginar que alguna vez camino por esos troncos
y que un buen día, me escapo sin volver la vista atrás...

domingo, 29 de mayo de 2011

Una pequeña visita a la visión surrealista de una mujer de pasiones y convicciones: LEONORA CARRINGTON...







LEONORA CARRINGTON
(Video obtenido en YOUTUBE
de KAPERUZITA72)




De Leonora Carrington me gusta todo, en verdad. Me place mucho la manera en que expresaba todo cuanto bullía en su corazón de mujer con un cúmulo de emociones encontradas ya fuese al través de la pintura, de la escultura o de sus rebeldes y demandantes letras.

Para Leonora Carrington, la forma de proyectar al través de ese surrealismo tan suyo como especial, su propia percepción de la vida, su manera de introyectar todo aquello que le hacía construir su propio mundo... a manera de sutil denuncia o ya fuera (quizá) para desahogar su atribulado corazón, resultaba la forma ideal de hacer saber lo que ella aprehendia y asumía del entorno mismo que le rodeaba.

Mujer de pasiones y de emociones... amada y admirada, Leonora Carrington tuvo la maravillosa fortuna de contar con verdaderas presencias de amistad y cariño en su vida; Renato Leduc, en fabuloso gesto de cariñosa amistad, se casó con ella para que pudiese salir de España durante la convulsa época de la Guerra Civil Española. Llegando a México (años después), también la fortuna se hizo una vez más presente y casó con el que sería el amor de su vida: el fotógrafo Chiki Weisz, con quien tuvo a sus dos hijos, Pablo y Gabriel.






Leonora Carrington, mujer escritora, escultora y pintora... trató incluso de retratar las mil y un circunstancias que su propia condición de mujer en aquellos años aún de discriminación por género (amén de las situaciones raciales que imperaban de forma impresionante) le imponían, plasmándolos en sus cuentos como "LA DEBUTANTE" o "LA DAMA OVAL", donde juzgaba y criticaba la hipocresía del mundo de los adultos y la absurda sumisión a las reglas y las normativas que imperaban en la vida social de la época.

Rebeldía, autenticidad, originalidad...

Son algunos de los rasgos que podemos advertir no únicamente en su obra pictórica o escultórica, sino en sus escritos como cuentos y textos narrativos, así como en obras de teatro como "LA INVENCIÓN DEL MOLE".


El viaje onírico del color y del cúmulo de sentimientos
de una mujer de pasiones y convicciones llegó a su fin.




Fotografías de GOOGLE IMÁGENES



Cuando menos, para la LEONORA CARRINGTON física y material encerrada en su cuerpo tan frágil como bello; sin embargo, para el resto de la humanidad, su legado se ha quedado no pasivo e inamovible, sino eterno y dinámico... como dinámica y vertiginosa es la vida misma, vista al través de la policromía de cada una de sus obras como palabras.



LEONORA CARRINGTON Y SU VISIÓN CON CORAZÓN SURREALISTA,
POR SIEMPRE AQUÍ, CON NOSOTROS.



viernes, 27 de mayo de 2011

Y si se atora la carreta...






"Y si se atora la carreta..."
(Fotografía de Roberto Obregón)




Ponciano iba sumido en sus pensamientos.
Muy de mañana, arreando a las mulas en el rancho
-mismas que conducirían la carreta tan pesada
que debía llevar al próximo pueblo-
no estaba muy seguro de que su viejo transporte
pudiese soportar tanto y tanto peso en su carga.

Iniciando su largo recorrido,
Ponciano no podía evitar seguir pensando y cavilando.

Problemas y más problemas;
¡y todavía quién sabe si esta vieja carreta aguantara!...
(pensaba para sus adentros en realidad angustiado)
Porque si no llegaba, ¡no podría entonces contar con ese dinero!

Ponciano era un buen hombre;
de rudas maneras pero de muy buen corazón.

Desde niño, le gustaba el trabajo fuerte y tenaz;
también sabía de penas y amarguras,
pero su madre le inculcó tanto buenas maneras
como fortaleza y empeño para salir adelante.

Siempre ella le decía:
"hay que guardar pa' cuando se atore la carreta, m'ijo"...

Y ahora Ponciano, a sus 58 años de edad
y con una gran familia a cuestas que mantener,
sentía el agua hasta al cuello.

A pesar de todo su optimismo y su precaución,
los tiempos malos llegaron y su última y preciada carga
era de lo que único que pendían su vida y su familia.

Don Marcelo, el dueño del almacén del pueblo vecino,
esperaba con ansias el tesoro que Ponciano
llevaba en su viejo carromato.

Sin embargo, pasando por unos baches
tan profundos como cráteres...
la carreta ya no pudo seguir.

Ponciano, casi lloraba cuando intentó él solo
-porque siempre viajaba solo-
mover el anquilosado vehículo de ruedas de madera.
Una hora... otros minutos...
Y nada.
No se movió ni un centímetro.

Mas... de entre los matorrales,
salieron un grupo de chamacos
entre los que iba Domingo, su hijo más pequeño
y junto con él, varios escuincles escandalosos.

Domingo había ideado irse de pinta por ahí,
pero no contaba con que su papá perdería tiempo
intentando sacar del hoyo a la carreta.

Con cara de vergüenza porque su padre lo había descubierto,
Domingo se engalló y se llenó de fuerzas para acercarse
al hombre casi vencido:  Ponciano ni siquiera intentó regañarlo,
ya no tenía aliento ni para respirar.

Y entonces Domingo les dijo a sus amigos:
"Órale chamacos... ¡vamos a ayudar a mi apá!"

Ponciano sorprendido vió cómo el grupo de muchachos
con toda su fuerza de juventud,
prácticamente cargaban la carreta con todo y mulas
para poder dejar el transporte en el camino.

Lo único que Ponciano alcanzó a decir al muchacho
que felíz celebraba con sus amigos su proeza,
fué: "¿y ora m'ijo? ¿Pos qué haciendo por acá?"...

Domingo sonriendo ampliamente
le dijo entre carcajadas:
¡Pos nada apá! Me jalé p'acá con usté...
porque me dije: ¿Y si se atora la carreta?
...¡Pos qué va hacer mi apá solito!"

Y padre e hijo, entre risas hilarantes
de gusto y satisfacción,
se abrazaron con toda la fuerza
que su gran cariño fraternal les proporcionaba.




miércoles, 25 de mayo de 2011

LO QUE VA QUEDANDO...



Lo que va quedando
(Fotografía: Pedro Arellano Bustos)




De entre la enramada, podía vislumbrarse claramente.

Destacaba impresionantemente por su diferente color y forma;
era un hermoso racimo de redondas y obscuras uvas
que bellamente parecían engalanar
la hojarasca anaranjada que servía como marco ideal.

De inmediato, el pequeño racimo de uvas
captó toda mi atención.

Me hubiera encantado poder admirar
la belleza de toda la vid con sus maravillosos frutos
pendiendo de aquéllas frágiles ramitas
engalanadas con brillantes hojas naranja de diversas tonalidades.

Mas no fué así.

Llegué tarde para poder disfrutar
embelesado de tan gran belleza.

Sin embargo, ante la mirada despectiva
de las demás personas que decían cruelmente:
"uff, ésta está fea; 
mira nada más:
sólo tiene lo que va quedando..."
para continuar su camino buscando racimos copiosos
de jugosas y preciosas uvas,
mi corazón sobrecogido saltó inusualmente.

Y comenzó en mi mente a rondar un pensamiento:
"¿Por qué desdeñar de origen algo aún sin conocerlo
o sin detenernos a brindarle un poco de atención
quizá, para conocerlo de a poquito?"...

"¿Por qué únicamente aceptamos admirar
algo cuando está en todo su esplendor 
y despreciamos de inmediato a lo que va quedando?"...

Estas interrogantes me entristecieron profundamente.
De igual manera procedemos con las personas
sin permitirnos la maravillosa oportunidad de intentar
(tal vez) conocer un poco de su valioso interior.

Es doloroso aceptar esta parte no tan grata 
de nuestra naturaleza tan defectible como humana.

Al apreciar la belleza de ese solitario
racimo de uvas brillantes y coloridas,
mi corazón se llenó de un mar de sentimientos encontrados;
hubiera querido gritarle a todas las personas
que ¡qué les estaba pasando por la mente!...

Ésas uvas dentro de ése pequeño y poco nutrido racimo,
eran las uvas más hermosas que había podido observar
durante esa mañana recorriendo los cientos
de metros de verdoso terreno 
cubierto de anaranjadas vides.

Mas no pude hacerlo.
Y aunque lo hubiese hecho...
seguro estoy de que no me habrían hecho
mucho caso que digamos.

Pero no importa...
Porque a los jóvenes que venían caminando 
detrás de mí, les hice la seña de que vieran ésa hermosa vid.

Y aspirando con fuerza...
levanté la voz como para que, no queriendo,
todos los que ahí se encontraban cerca,
pudieran escucharme:
"¡¿Ya vieron que hermosa vid?! 
Y ¡qué marco tan artístico y espectacular forma 
con esas hojas anaranjadas y rojizas
destacando ése racimo precioso de redondas uvas!"...

Todos de inmediato hicieron alto en su camino.
Quienes no habían advertido tan pequeña pero gran belleza,
de súbito se detuvieron para comenzar a admirar
tan frágil y sutil delicada hermosura, 
escondida en la enramada.

Yo sonreí plenamente.
Había logrado que al fin, 
le pusieran atención a esa bella vid.

Y muy complacido retomé mi camino...
no sin antes, tomar varias hermosas fotografías
como la que ahora sirve para que ustedes puedan ver
la belleza inesperada y maravillosa de lo que va quedando.





martes, 24 de mayo de 2011

lunes, 23 de mayo de 2011

LOS PEQUEÑOS AMANTES...




LOVERS IN THE YEAR ONE
(Galería fotográfica de Semmi -Irene-)



Y como todos los días a la misma hora,
ahí podías ver a esos pequeños amantes.

Infaliblemente, puntuales a su cita,
llegaban uno a uno; 
primero él, como brioso corcel y dominando sus nervios.
Luego ella... dulce, temerosa e ingenua.

Esos pequeños dos, con toda la pretensión
de llegar pronto a ser un sólo ser...
se escapaban (invariablemente)
de sus últimas horas de clase en el colegio.

Portando aún sus gastados y sucios uniformes,
los jóvenes amorosamente... 
se prometían el uno al otro, 
la vida eterna colmada de sueños de algodón.

Sí.
Los pequeños amantes cifraban la vida misma
en sus anhelantes esperanzas de algún día crecer
y poder realmente, con toda la fuerza de su ser,
intentar la fusión no tan sólo de sus corazones
sino de su existencia hacia un futuro lleno de ilusiones.

El arco del puente, donde era el lugar secreto
de sus citas tan esperadas, permanecía expectante
ante tantos crisoles reunidos en tan sólo
una de sus miradas arreboladas y nerviosas.

Es maravillosa la vida con todos sus dones.

Esta hermosa historia de amor,
se ha repetido por millares de millares 
en todas partes del mundo
e incluso, 
en este mismo instante...
segura estoy de que alguno de mis pequeños alumnos
quizá haya logrado escabullirse en este día,
para intentar reunirse con su otra mitad, 
con su otro pequeño y tan amado corazón.





¡¡¡¡FELÍZ CUMPLEAÑOS, ING. DANTE!!!! GALERÍA DE FOTOS DE "La Prensa y los Libros de la Colonia y su Influencia en la Cultura de Orizaba" de Dante Octavio Hdez. Guzmán (FERIA DEL LIBRO ORIZABA 2011)



Como lo comenté en los días en que se efectuó la Primera Gran FERIA DEL LIBRO DE ORIZABA 2011, uno de los eventos más concurridos y destacados, fue la presentación del último libro del investigador e historiador Dante Octavio Hernández Guzmán "LA PRENSA Y LOS LIBROS DE LA COLONIA Y SU INFLUENCIA EN LA CULTURA DE ORIZABA".




En esta ocasión y a manera de festejar también no nada más la exitosa presentación, sino un onomástico más del afable Ing. Dante (como todos le conocemos tanto en Orizaba como en todos los alrededores), comparto con ustedes las fotografías del evento que ya anteriormente se había reseñado, dentro de todos los realizados durante la FERIA DEL LIBRO DE ORIZABA 2011.







¡MUCHAS FELICIDADES, 
PAPÁ!




Fotografías de la presentación del libro
"LA PRENSA Y LOS LIBRO DE LA COLONIA
Y SU INFLUENCIA EN LA CULTURA
DE ORIZABA"

(Imágenes de Gobierno de Orizaba)

domingo, 22 de mayo de 2011

BAJO EL SOLECITO DOMINGUERO...


 




 
Solecito dominguero
Fotografía de Roberto Obregón




Don Chalío se encontraba como cada domingo
(y muy de mañana),
en su acostumbrada silla algo desvencijada.

Estaba -como era habitual- tomando el rico
solecito dominguero que mucho le abrigaba
en ésas mañanas del desierto...
luminosas y brillantes como el hermoso sol,
pero frías bajo el seco ambiente del entorno que le rodeaba.

Don Chalío como siempre
-y más a partir de que cumpliera
sus primeros 85 años de vida, por supuesto-,
despertaba (como solía hacerlo desde su niñez)
antes del primer canto del gallo
previo a despuntar el alba.

Y eso explicaba el por qué de su inseparable
chamarra formando ya parte de su persona,
tal cual si se hubiese formado una simbiosis
entre el abrigo que le proporcionaba
y la calidez que habitaba en su interior de buen hombre que era.

Muchos muchos años atrás,
había comenzando a enterrar a sus muertos;
primero sus padres y posteriormente y uno a uno,
los 12 hermanos que la buena semilla de aquellos lares
-bajo la venia del misericordioso buen Dios nuestro-
le habían tocado por fortuna tener como hermosa familia.

Luego... "la Camela"...
su fiel mujer y amorosa compañera de vida.

Eso fué lo que hizo que Don Chalío,
poco a poquito ya no deseara sacar fuerzas de flaqueza
porque a pesar de haber tenido 7 hijos sanos y fuertes
ahora se encontraba únicamente rodeado
de sus entrañables recuerdos
y de su inevitable soledad.

Los hijos...
Esos ingratos muchachos, por aquí pudieron irse...
¡ni lo pensaron dos veces!
Y así... como si a cada uno de ellos
correspondiera cada uno de los 7 pecados capitales,
se fueron escabullendo...
que con el pretexto de buscar
"mejor vida" en el otro lado y luego,
dizque regresar por sus padres.

Nada.
Ni uno sólo de ellos salió con buena semilla
y se olvidaron de los seres que les parieron
y les dieron su vida y ejemplo.

Y Don Chalío... al quedar solito sin su "Camela",
iba pasando los días viendo la vida correr...
ya sin ánimos ni bríos como para seguir en la siembra.

Unos ahijados eran quienes veían por él
y de vez en vez, le acompañaban para quedarse a comer
con lo que cariñosamente le llevaban.

Y entonces... he ahí que el solecito dominguero
se hizo el compañero fiel de Don Chalío;
y puntual a su cita, el buen hombre de piel tan curtida
por los años de trabajo y de vida generosa no correspondida,
se sentaba ahí, plácidamente...
como para disponerse a platicar con su eterno amigo el sol
mientras le brindaba sus cálidos rayos
y como día a día, veía la vida pasar...