Buscar este blog

lunes, 30 de mayo de 2011

En una fría y hermosa mañana...



SAUSALITO MORNING
(Patrick Smith Photography)


En una fría y hermosa mañana como la de aquél día, 
todo parecía estar bien.

De hecho, todo estaba bien.

Mi vida, mis afanes, mis deseos y anhelos... todo.
Todo en realidad no podía ser ni estar en mucho mejor forma.

Siempre he sido persona de pocas palabras;
tal vez por esa razón, prefiero sentarme a observar 
el panorama que tenga frente de mí...
no sé... quizá de esa manera, puedo yo imaginar
que cuanto observo, forma parte de lo que tanto
y tanto desearía poder decir y hasta gritar.

En casa las cosas -creo- por fin se han compuesto:
mis padres ya se hablan.

Sí; la orientadora de la escuela me dijo que no debía meterme
porque los asuntos de los adultos son entre dos
que precisamente son adultos y no niños o adolescentes
como mis hermanos o como yo.

Me da risa que me digan eso.
A decir verdad, me da mucha risa...

¿Por qué?
Bueno porque si en realidad fuera cosa de dos,
los gritos no serían gritos, 
ni las ofensas las podríamos escuchar mis hermanos 
(aunque se tapen los oídos, los pobrecitos)
o yo... a pesar de que le suba el volumen a mi ipod.

Los adultos...
Creen que por tener dinero propio
y por ser mayores en edad (que no en pensamiento
o en madurez para afrontar los problemas)
ya debemos respetar hasta sus momentos más absurdos
e irracionales. Porque no he dicho que son egoístas...
muy muy egoístas, porque únicamente buscan estar bien ellos,
sin pensar jamás en cómo nos sentimos mis hermanos y yo.

Pero bueno...
Decía que ya todo estaba bien, ¿verdad?
Ya se hablan y creo, ya también mi papá 
no duerme en el estudio.
Jajaj... ¡pobre! El sillón está tan viejo
que amanecía con unas ojeras espantosas... 
Y espero que al menos, mi mamá ya esté 
de mucho mejor humor con mi papá de vuelta 
en la habitación.

En fin...

El día es hermoso y mis hermanitos están contentos.
Eso es lo que más me interesa; 
que ellos sean felices de ver a mis papás juntos de nuevo.

Por mí no hay problema, porque todo volvió a ser como antes
(a decir verdad, siempre ha sido así... 
a ratos bien... y a ratos peleados ellos,
pero ya pasó todo -espero-)...

Y solamente me conformo con ver una vez más
cada día que despierte,
este bello paisaje que tengo frente a mi ventana...
porque nada me cuesta cerrar los ojos
para imaginar que alguna vez camino por esos troncos
y que un buen día, me escapo sin volver la vista atrás...
Publicar un comentario