Buscar este blog

lunes, 16 de mayo de 2011

Sueños de niebla...


RIVER OF MISTS AT DAWN
(Galería fotográfica de ALGO -Alex-)

Tuve un sueño...
Donde supuestamente debiera haber uno agradable y maravilloso
hubo un espacio para un sueño bastante extraño y distinto.
No aterrador (el cual, lógico es, no hubiese sido sueño)
mas sí, totalmente incierto e indefinido.

Nunca he sido muy creyente de la interpretación de los sueños;
sé que todo cuanto hacemos, decimos, pensamos e incluso,
ideamos, tiene un significado para la persona en cuestión.
Sin embargo, sí estoy segura de que cuando soñamos algo,
es porque lo relacionamos de manera tal vez inconsciente,
con alguna circunstancia de la vida nuestra...
sea una experiencia, sea un anhelo,
o probablemente, también un recuerdo perdido en la bóveda
del tiempo en que suele convertirse nuestra mente
y muchas de las veces, nuestro corazón.

Pues bien, mi extraño sueño me trasladaba a un mundo desconocido.

Un mundo donde parecería que me encontraba en las alturas,
¿por qué?... Bien, porque lo maravilloso del paisaje era visto por mí
pero desde una altura impresionante... casi casi imposible
para poder estar o para poder quizá, hasta respirar normalmente.

Era un paisaje casi mágico; 
la densa bruma me permitía con mucho esfuerzo
vislumbrar las formas maravillosas de las montañas que
circundaban un florido valle.  
Y dentro de este hermoso valle,
la blanca y espesa niebla proporcionaba 
una vista realmente sin igual.

Lo extraño del sueño es que nunca pude
realmente sentirme parte de la hermosa escena.
Más bien, era como si desde fuera...
como si únicamente en espíritu, estuviera ahí.

Sentía la brisa ligera...
podía también advertir cómo los tenues rayos del sol,
tímidamente se hacían presentes,
como para comenzar a calentar el ambiente aún fresco y húmedo.

Pero no... definitivamente, no estaba yo incluída
en ese paraíso terrenal... puesto que ni siquiera
hubo forma de acercarme ni tantito...
ya que parecía que desde una altura insospechada,
espiaba para de reojo, regocijarme con tanta belleza.

Cerré lo ojos con suma intención de quizá,
al despertar, pudiese yo darme cuenta de que sí, 
realmente sí había yo estado ahí...
visitando ese mágico lugar, aunque fuese al través de mis sueños.

Hoy es otro día.
Me despierto incómoda porque sinceramente,
no pude descansar. 
Siento como si me hubiese resfriado
lo cual, se me hace raro ya que no suelo padecer de gripes.

Súbitamente, una luz que llega de arriba
me lastima intensamente y no me permite despertar del todo.
Siento frío, pero a la vez, siento mucha humedad 
en el entorno, del cual, me siento totalmente fuera de contexto.

¡Es increíble!...
No sé si siga soñando, pero ahora 
estoy rodeada de un bellísimo verdor por doquier...
¿será acaso que...?...
¡Ahora soy yo quien está dentro del sueño!
Sí... ¡es verdad!

Respiro con honda emoción.
Nuevamente cierro los ojos 
para escuchar los ruidos del ambiente;
me imagino que así se debe sentir,
tocar la punta del cielo entrando al paraíso.
Y hay una hermosa y densa niebla blanca que me está cubriendo
así como cubre la inmensidad del terreno 
de este precioso y verde valle
en el que ahora, me doy cuenta, 
he dormido por mucho tiempo, 
sin que ahora desee despertar.
Publicar un comentario