Buscar este blog

domingo, 12 de junio de 2011

LAS MÁGICAS NUBES EN EL AZUL DEL CIELO...


WIND
(BLUEFAM GALLERY)

Cuando, desde muy niña, veía las formas de las nubes
enormes... ¡grandes y llenas de figuras distintas!
Siempre imaginaba que podía tocarlas,
así... cual si fuesen algodones de azúcar,
listos para comerse y disfrutar.

Cerraba los ojos;
trataba de respirar tan profundamente...
como si en realidad, pudiera yo definir con claridad,
tanto las caprichosas formas que veía,
como los olores que imaginaba, se desprendían de ellas.

Las nubes...
Siempre me ha gustado verlas y admirarlas.

Quizá sea un pequeño ejercicio mental... no lo sé.
Más lo que sí sé,
es que a todo niño le encanta imaginar
si una nube grande es un señor elefante
o si una nube pequeña, será la cara de su maestra de clase.

Es parte de la niñez,
el poder tener la enorme capacidad de imaginar
formas diversas en algo tan amorfo como una etérea nube.

Sin embargo,
aún y a pesar de los años que ahora tengo...
continúo con mi mágico sueño de seguir formando
seres imaginarios y míticos animales
en todas y cada una de las hermosas nubes
que, al levantar mi rostro en un día soleado
(e incluso, también nublado)
me permite contar los rebaños de ovejas que hay en el cielo...

O, ¿por qué no?...
Para también imaginar a los niños que ríen
a carcajadas soplando burbujas de jabón,
que el viento sutilmente, se lleva de a poquito.

Para esta niña eterna...
aquí, en el fondo de mi alma
y en lo más recóndito de mi corazón...
las mágicas nubes siempre serán eso:
¡estupendas y formidables oportunidades de continuar
el juego de imaginería e infantil algarabía
soñando incluso, con el príncipe azul,
en su blanco e imponente caballo...
en la forma de las irreverentes y bellas nubes del infinito cielo!
Publicar un comentario