Buscar este blog

viernes, 17 de junio de 2011

Un lugar de verdadera ensoñación: PAMUKKALE, TURQUÍA...



Fotografías: Google Imágenes


Es bien sabido que uno de los lugares naturales más enigmáticos y fascinantes en la actualidad, es PAMUKKALE, en el hermoso país de Turquía.

Con impresionantes imágenes donde se conjuga la belleza de un blanco profundo con el contrastante azul del agua pura y cristalina, Pamukkale es, sin duda, un lugar de ensoñación porque pareciera que su blancura se debe a la nieve y no a su condición salitrosa de la cual, se conforma su estructura pétrea.

De la página del Ministerio de Cultura y Turismo de la República Turca, se ha tomado parte de la información que ofrecen a los turistas nacionales y extranjeros que se interesan en conocer tan mágico e increíble lugar:

Pamukkale es conocido internacionalmente por sus fuentes termales. Desde época antigua, millares de personas han peregrinado hasta estas fuentes, de una belleza increíble, en busca de remedios para sus enfermedades.
Pero más allá del hecho de ser magníficas para las enfermedades del alma, la belleza de esta formación natural, obra de una fuente termal calcárea, creada a través del paso de los siglos por la acumulación de la cal gracias a la evaporación del gas carbónico, atrae a muchos que quieren congraciar su alma. Las capas de cal tomaron formas indefinibles que en conjunto, forman un increíble espectáculo visual. Al atardecer, las piscinas naturales que forman distintos niveles, demuestran que, una vez más, la naturaleza supera la mano del hombre.





El yacimiento arqueológico de Hierápolis guarda los Baños Romanos, convertidos en iglesia durante el periodo bizantino, las Termas, restauradas y convertidas en museo y el Teatro, la construcción mejor conservada de todas. En él todavía pueden verse los altorrelieves que adornaban el edificio, así como la Tumba de San Felipe (Martyrium), construida durante el periodo bizantino.
Es muy probable que la Puerta Monumental que da paso a la vía principal, se construyeran en tiempos de Adriano. Pero no es por ninguno de estos elementos lo que más llama la atención de Hierápolis. Este yacimiento es muy conocido por su gigantesca Necrópolis. La Necrópolis contiene tumbas, túmulos, sarcófagos, tubas licias con tapas ojivales, tumbas monumentales que tienen el tamaño de una casa, etc. Y es que en este gigantesco cementerio reposan los restos de muchos de los enfermos que acudieron a curarse y no lo consiguieron. Cada una de ellas cuenta una historia, son pequeñas obras de arte que han quedado como testimonio del paso del tiempo y de las diferentes culturas que llegaron hasta las cálidas aguas de Pamukkale.








Si te interesa conocer un poco más acerca de este fascinante e inigualable lugar en la República de Turquía, puedes pulsar alguno de los vínculos siguientes:
    Publicar un comentario