Buscar este blog

lunes, 18 de julio de 2011

¡Esperadas vacaciones!...


CERRO FITZROY AND LAGUNA DE LOS TROS
(Fotografía de Sathish Jothikumar)


La vista no podía ser más impresionante:
¡el hermoso lugar todo nevado con sus árboles congelados!

El tiempo ya comenzaba a sentirse con aroma a invierno;
los nubarrones ya eran casi cotidianos no solamente en las mañanas,
sino en el transcurso de los húmedos y fríos días
y, así para todos, ya era cuestión de tiempo 
que el gélido clima llegara.

Lo increíble de todo esto es que,
a pesar de la distancia y de encontrarnos nosotros
todavía bastante lejanos a ese maravilloso sitio,
podíamos sentir e incluso, oler... todo ese ambiente invernal.

Conforme nuestro vehículo avanzaba,
los ruidos naturales parecían fundirse con la algarabía nuestra
por estar ya, muy cerquita, del lugar de nuestros sueños
adelantando quizá, las esperadas vacaciones 
aún sin estar en invierno como tal.

Lo empedrado del paisaje y del camino,
hacía que atropelladamente fuésemos avanzando;
sin embargo, escuchábamos cada vez más cerca
los silbidos de los pájaros y el sonido del agua con el viento.

Papá hizo un alto.

Todos, perfectamente enchamarrados, bajamos del carro;
a pesar de que el viento helado quemaba nuestros rostros,
la emoción de estar ahí, 
en ese mirador
con tan preciosa vista 
¡era algo incomparable!

Todo... todo, todo, todo ¡estaba blanco por las nevadas!

Los pinos y demás árboles de la región,
parecían manchados de blanco por doquier
y el paisaje era tan encantador... 
¡que hasta olvidamos por un instante 
que nos estábamos helando!

Desde ese cerro, teníamos la fortuna maravillosa
de poder apreciar lo bueno de la vida y de la naturaleza misma.

Éramos muy afortunados.
Demasiado, en verdad...
Porque no para todo mundo es posible
el poder presenciar físicamente, 
tantos dones de nuestro mundo
y aspirar los diferentes aromas del bosque 
y del viento mezclados.

Sí...
¡Eran unas vacaciones esperadas y anheladas!
Y después de unos minutos de respirar profundamente
el aire puro de las montañas,
nuevamente subimos al auto 
para continuar muy felizmente
con nuestro viaje hacia unos días en el paraíso
con la vista de ése helado y hermoso bosque congelado.
Publicar un comentario