Buscar este blog

miércoles, 21 de diciembre de 2011

NUESTRAS HERMOSAS PIÑATAS MEXICANAS... ¿Cuál es su real significado y simbólica representación?


Fotografías:
GOOGLE IMÁGENES



¿A quién de ustedes (aún no siendo mexicano, me atrevería a decir) no se le ha antojado romper una colorida piñata?...


Pues sí, esta bellísima y colorida tradición nuestra (cuyos orígenes bien se pueden fincar en la legendaria China, aunque con el paso del tiempo se ubica más bien en la renacentista Italia y de ahí, es como viajó hasta España y los frailes y demás evangelizadores la trajeron a la Nueva España, es decir, el México Prehispánico ya convirtiéndose en el México Colonial), misma que también es otra muestra sincrética de la cultura nuestra y por ende, es también una añosa costumbre cuyo arraigo realmente es ya toda una tradición muy mexicana conocida -y celebrada- en prácticamente todo el mundo.



Fotografía: GOOGLE IMÁGENES



Independientemente de que LAS PIÑATAS están presentes en la vida de todos los mexicanos (dentro y fuera de nuestras fronteras) afortunadamente también el vínculo religioso le ha otorgado un simbolismo único que hace de la PIÑATA, un elemento índispensable en las fiestas decembrinas de todo México e incluso algunos otros lugares del mundo con la presencia latina creciendo desmesuradamente.

Del origen etimólogico de la palabra PIÑATA, se dice que proviene del italiano PIGNATA que quiere decir "olla" y entendemos entonces, que por eso las primeras piñatas se hicieron forrando de papeles de colores, ollas de barro que pudiesen ser rotas a palos de manera divertida y alegre.


Fotografía: GOOGLE IMÁGENES



La connotación que nuestra fé le da al acto mágico de romper una piñata (¡y es que de verdad, la sensación es única cuando por fin logramos romperla!) es la de que la piñata REPRESENTA EL MAL -donde cada uno de los siete picos que la tradicional piñata posee simboliza cada uno de los siete pecados capitales: AVARICIA, ENVIDIA, IRA, GULA, LUJURIA, PEREZA y SOBERBIA. 




Fotografía: GOOGLE IMÁGENES



DE LA EDICIÓN EN LÍNEA DE "MÉXICO DESCONOCIDO" en su especial de "LAS PIÑATAS DE ACOLMAN, ESTADO DE MÉXICO", retomamos la siguiente información:

"Algunos autores atribuyen el origen de los adornos de las piñatas a los chinos, quienes en primavera elaboraban una figura bovina, adornada con papeles policromados y rellena de diferentes semillas; los colores representaban un vaticinio de las condiciones del año agrícola que se iniciaba. Los mandarines golpeaban la piñata con varas hasta romperla, se vaciaban las semillas y el papel se quemaba; los espectadores trataban de obtener un poco de esa ceniza que se consideraba de buena suerte. Se supone que Marco Polo llevó la costumbre descrita a Italia en el siglo XIII. Sin embargo, en Italia no se adornaba la olla y es difícil concebir cómo una tradición china de ese siglo pudo haber llegado al Nuevo Mundo en el siglo XVI, en fecha probablemente anterior al comercio de México con China.

Fue en el Ex convento de San Agustín,
Acolman, Estado de México, que hace más de 400 años, la primera piñata vio la luz tal y como se hacen piñatas hoy en día, aunque con algunas variantes que se han agregado a lo largo de tantos años, como su tamaño y su figura. Las más clásicas son en forma de flores, barcos y estrellas. Hay también de frutas o vegetales, payasos y personajes de moda (claro, ya sin la olla como el sustento de su armado)."....




Fotografía: GOOGLE IMÁGENES



Por todo lo anterior, podemos entender cómo fué que esta costumbre al paso de los años, se arraigó en México, siendo el Ex-Convento de San Agustín Acolman, el lugar de donde se tiene el dato concreto de que se fabricó la primera piñata hace ya más de 400 años y por ello, es que este lugar ACOLMAN, en el Estado de México, se conoce como la cuna de las piñatas mexicanas.



Fotografías:
GOOGLE IMÁGENES

 



¿Y por qué los dulces y frutas para rellenar las piñatas?...

La razón aquí es que, como toda acción buena tiene un premio, de igual manera si luchamos contra el mal venciendo a los pecados capitales (aunque sea moliéndolos a golpes) pues ¡todo tiene su recompensa!

Y ésa es la deliciosa explicación del por qué a todos los niños les fascina romper la piñata: el premio siempre serán las frutas de la temporada como cañas, tejocotes, cacahuates y demás, así como riquísimos dulces de todos tipos para disfrutarlos alegremente después de romper una bonita piñata.


 

¡Forma parte de esta vistosa
y divertida tradición incluyendo
hermosas y coloridas piñatas tanto
en tus posadas como en
la Celebración
de la Navidad
como lo hacemos en México!




SI DESEAS SABER UN POCO MÁS, PUEDES PULSAR EL SIGUIENTE VÍNCULO:

http://www.mexicodesconocido.com.mx/la-navidad-en-mexico.html
Publicar un comentario