Buscar este blog

viernes, 30 de diciembre de 2011

Por la senda donde caminases...




Petals
(Fotografía de DITAO)



El hermoso camino estaba pletórico
de bellísimos pétalos púrpura,
rosa, rojo carmín y demás colores 
que realmente invitaban a no pisarlos.

Con un día tan bello como radiante
que hacía, 
sinceramente la caminata
se hacía algo más que obligado;
se había vuelto 
como una necesaria parte de mi vida
en la cual,
tarde a tarde...
el recorrido habitual parecía renovarse a cada paso dado.

En cada pequeño suspiro,
en cada leve respiración 
nuevamente la misma causa: tú.

Por sobre todas las cosas,
siempre tú.
Y pedirte un por qué
entiendo ahora, era demasiado...

De todas maneras,
el amor era y permanecía;
por sobre todas las infinitas razones,
tú, tú y siempre tú.

La romántica vista de este paseo
era inevitable:
a cada frágil respiración la evocación de tu imagen
era totalmente recurrente;
la senda donde yo caminaba
era la misma que tus pasos habían marcado algún día
igualmente soleado como éste.

Y con tus recuerdos en mi corazón
y por la vereda donde otrora caminases...
seguiré con la dulce evocación
y melancólica remembranza
de un pasado que aún no dejo atrás
asido a un presente que desea vivir a futuro
sin nada en tí que lo llegase a atar.



Publicar un comentario