Buscar este blog

viernes, 13 de enero de 2012

Cuando al parecer no hay esperanza, existe la belleza de la música y la posibilidad de entender el mundo desde los ojos del corazón: "LOS CORISTAS" ¡bellísima obra cinematográfica con valores para la vida!...





LOS CORISTAS 
"LES CHORISTES"
("THE CHORUS")
Francia/Suiza, 2004



¿Alguna vez te has imaginado cómo sería tu vida (si eres jovencito o niño aún) si no estuvieras creciendo y criándote en tu hogar y con tus padres o familiares más cercanos, aún cuando a veces, ellos se te hagan lo más insoportable del mundo y te sientas el ser más infelíz o injustamente tratado o incomprendido?...

Sé que tampoco ha cruzado por tu mente, el que si tú fueras un niño huérfano o con carencias (las más elementales que te imagines, y no me refiero a las comodidades de la tecnología actual, como el tener el celular más moderno o la tablet o el Ipod o Iphone) como el tener qué comer o qué ponerte si sientes un poco de frío, tu vida sería totalmente distinta a lo que hasta ahora conoces, ¿verdad?

Afortunadamente para tí y para la gran mayoría de niños o jóvenes, estas situaciones son totalmente ajenas; sin embargo, debemos hacer conciencia y asumir que SÍ EXISTEN y han existido desde que el hombre comenzó a establecer grupos e instituciones sociales para interactuar y dar paso a la vida en sociedad. 

Hoy les voy a platicar de una película que nos permite adentrarnos a la visión del mundo de un grupo de niños de la posguerra, algunos de ellos huérfanos y abandonados en un instituto para alumnos considerados "niños problema" para sus padres -principalmente- y para la sociedad misma en busca de reconstruirse por lo difícil y caótico de la situación posterior a la Segunda Guerra Mundial.





"LOS CORISTAS"
(LES CHORISTES, 2004)
Fotografía: Google Imágenes



LOS CORISTAS ("Les choristes") es un poema visual bellamente instrumentado por una banda sonora de gran exquisitez y delicadeza; es una producción francosuiza del año 2004 que nos narra precisamente éso: la vida de un grupo de niños entre los 8 y los 14 años (varones) quienes, tras el abandono -algunos de ellos- de sus padres, lo precario de la situación económica y social  o incluso, la orfandad misma provocada por las consecuencias dolorosas de la guerra, se ven en la necesidad de vivir y estudiar en un internado dirigido por un individuo carente del más mínimo sentido humanístico y pedagógico.

El ofrecerles este canto a la vida -que para mí es realmente lo valioso de la esta obra- en una hermosa historia fílmica que atinadamente relata la vida de un hombre contratado como prefecto de esta institución (orfelinato u orfanatorio o como ahora se les llama: "casa hogar") y que, por azares del destino, vá encontrando la manera de que al través de su música -y totalmente de forma involuntaria, ya que incluso, él mismo había abandonado su pasión por componer y hacer amar la música- este grupo de niños sin mayor esperanza que vivir anhelando que el día sábado (para aquéllos que tuviesen familiares que les visitaran), no tardara mucho.




LOS CORISTAS
Fotografía: Google Imágenes



El profesor Mathieu (Gérard Jugnot) es el espíritu que da nueva vida a los alumnos de esta escuela; utilizando métodos en base a la tolerancia, la comprensión, la persuasión, la amabilidad y hasta -a ojos de los chiquillos traviesos y maleducados- la tontería por ser "demasiado suave o buena gente", el ahora prefecto y antiguamente compositor Mathieu, va logrando un cambio actitudinal en cada uno de los reprimidos y tan castigados niños.

"LOS CORISTAS" te robarán el corazón.
Y también te permitirán identificar muchas de las conductas que tal vez tú como joven, y quizá como adultos padres de familia, hemos visto  y visualizado ya más de una vez.

Como docente y directivo escolar, esta película me gustó mucho; principalmente por el contraste tan agreste de dos métodos de trabajo que hasta no hace mucho aún, se aplicaban en prácticamente cualesquier punto geográfico y político de éste mundo nuestro.




Fotografía:
Google Imágenes



No se puede educar con represión.
No se debe educar con represión ni mucho menos con violencia física, psicológica o espiritual.

Todo docente y directivo debiera ver esta pequeña gran obra de arte; sinceramente así la considero, independientemente de la belleza de la banda sonora a cargo del CORO "BRUNO COULAIS" Les Petites Chanteurs de Saint-Marc, quienes son el coro que canta en todo el transcurso de la película.

¡Es tan importante sensibilizarnos con respecto de que trabajamos con gente... con seres humanos!
Y no por niños, dejan de merecer todo nuestro puntual respeto y atención, además de emotivas formas y maneras de intentar brindarles un puente directo hacia el conocimiento de las diferentes ramas del saber por cualesquier medio o vehículo que no sea la férrea disciplina o el famoso método aquí evidenciado (en la película) de ACCIÓN-REACCIÓN. No.

Así que aquí queda la invitación para ver, disfrutar y más allá de todo ello... reflexionar profundamente con la historia (y metáfora) de esta hermosa película.






Fotografía:
Google Imágenes


Porque cuando hablamos de valores, lo más importante es que todo de cuanto hablamos, sea entendido y más allá de eso, sea visto con los oídos del alma y atesorado con los ojos del corazón.
En verdad.




Publicar un comentario