Buscar este blog

domingo, 1 de enero de 2012

El primer día del año...


TURTIK.
Fotografía: Nesiho Asiraki



El primer día de un año más
(en la vida de cualquier persona)
siempre implica cosas nuevas:
nuevos deseos...
nuevos pensamientos...
nuevos compromisos...
nuevos anhelos...
quizá de igual manera, nuevos propósitos
y un sin fin de nuevas y nuevas formas
de tratar de continuar y no morir en el intento.

De igual manera,
conlleva un cúmulo de sueños
y esperanzas promisorias
por no cejar en nuestro afanoso esfuerzo
de construir para nosotros
un mejor horizonte de vida.

Siendo así...
deseo con todo mi corazón,
que este primer día de un año más
signifique un paso pequeñito
a la maravillosa posibilidad de intentar
ser felices -o cuando menos,
acercarnos lo más que podamos
a la tranquilidad en nuestras vidas
en todo sentido...
porque considero vehementemente,
que la tranquilidad en realidad,
es lo más parecido a la felicidad-.

¡Espero hayan tenido un muy buen
primer día del año
donde sus más fervientes motivaciones
se puedan ver cumplidas una a una
durante cada uno de los días
que estaremos viviendo en este venturoso 2012!

Que realmente sea
(y haya sido)
un primer día del año muy felíz...






Publicar un comentario