Buscar este blog

jueves, 5 de enero de 2012

HACE FRÍO...


IT'S COLD
Fotografía: Luca Gargano


 

"Hace frío"...
le había dicho la abuela a Doudou
quien, tan enojado como estaba
ni caso había hecho a las palabras de la anciana.

Doudou era un niño fuerte,
casi un hombre (según sus propias palabras)
quien sentía que ya no debía ser foco de tantos cuidados
por parte de la abuela, al estar él
-desde pequeño a su cargo-
al morir sus padres en el accidente.

Por la misma circunstancia,
Doudou había crecido desconfiando, receloso
y con un carácter muy fuerte,
que no admitía que, aún siendo niño,
debía obedecer lo que su abuela -por experiencia de vida-
siempre trataba de aconsejarle.

Doudou muy enojado por tener que escuchar
nuevamente los sermones de la anciana mujer,
se dispuso a encender una fogata metros adelante
de donde se encontraba la choza de su abuela.

Y aunque no era ningún tonto
y perfectamente sabía que el frío se haría más intenso
en cuanto las horas pasaran y la noche se avecinara,
sumido en su capricho y totalmente decidido a llevar al cabo
su labor y no ceder ante la razón de la mujer
que tanto le amaba pero que, por razones de crianza
a punta de varazo le tenía que corregir los errores
con perfecto conocimiento de causa,
se dispuso a sentarse frente a la incipiente fogata
que ya había logrado encender.

Una música suave se escuchaba al fondo
en alguna de las chozas vecinas
como cuando se acerca la hora de reunirse todos
para prepararse para ya descansar;
la voz de la abuela también le resonaba en los oídos
pero Doudou en su cerrazón
y con el ceño fruncido,
solamente la ignoraba con cara de adulto enojado.

En ocasiones así...
sentía que se le encogía el corazón
porque extrañaba mucho sentir la caricia de su madre
cuando recargado en su regazo,
le cantaba para dormirlo y así,
esperar a que su padre llegara del campo
como todos los días.

De cinco años se había quedado huérfano;
había sido un accidente el que le había arrebatado
a sus padres dejándole al cuidado de la abuela,
quien, mujer mayor y de temperamento fuerte...
no se tentaba el corazón para tratar de hacer de él
un hombre de bien, así como lo hiciera con su malogrado hijo
a quien tanto había llorado desde el día
en que la desgraciada muerte se lo había llevado
junto con su mujer a la morada del más allá.

Y a pesar de saber todo eso,
Doudou -quien también quería muchísimo
a su enérgica pero amorosa abuela-
se empeñaba en demostrarle que ya era un adulto
y no un niño chico,
como parecía que ella insistía en pensar que todavía él era.

La sabia mujer sabía que el capricho del muchacho
pocas horas duraría...
si es que llegaba a horas el aguante del intenso frío
que Doudou pudiera soportar,
así que estoica, sin volver a dirigirle la palabra,
cerró con tranca la choza por dentro
disponiéndose también ella a intentar dormir
(aunque el sufrimiento por las penurias del nieto
le hicieran dar de vueltas en el tapete tejido donde dormía
sin poder verdaderamente, conciliar el sueño).

Así que...
no tuvieron que pasar realmente muchos minutos más
para que un trémulo jovencito
totalmente encogido de brazos y piernas
(y con la cabeza tapada por lo insoportable del frío)
se hiciera prácticamente un ovillo
frente a una pequeña pero insuficiente hoguera
que no brindaba calor alguno;
de donde muy a su pesar...
(con todo y su orgullo a cuestas)
Doudou se levantó y con mucho esfuerzo
por los calambres que el frío le provocaban
en las piernas y pies,
se encaminó torpemente hacia la choza de su abuela.

La abuela,
quien realmente no dormía
sino que, expectante esperaba el momento...
sonrió satisfecha para sus adentros
cuando escuchó
una vocecilla suavecita y temblorosa
hablarle al otro lado de la puerta de la choza:

"Ouma (abuela)...
déjame entrar...
abuela, hace frío...
¿si?,
hace frío..."

Y la sabia mujer,
con más gusto que molestia,
fingió un enojo y enfado
al comenzar a reprenderle
encaminándose a abrir para que su amado nieto
-una vez más-
simplemente, al verla frente a él,
se acercara a ella todo arrepentido
a abrazarse a su cálido y maternal regazo.





 
Publicar un comentario