Buscar este blog

lunes, 9 de enero de 2012

Una conmovedora y aleccionadora historia de vida: "EL ESTUDIANTE" (no dejes de disfrutar de esta bellísima e inspiradora película mexicana)...

video



"EL ESTUDIANTE"
Película con Jorge Lavat, Norma Lazareno,
y José Carlos Ruíz, entre otros
(México, 2009)




¿Te imaginas tú, joven recién estrenado en la vida universitaria y con un cúmulo de anhelos y de sueños por vivir, así como de expectativas de conocer gente joven y totalmente en frecuencia con tus gustos y todo lo que es -y ha sido- lo que tú eres, tener a un compañero de clases que bien podría ser tu abuelo?...

Pues la respuesta lógica y esperada, sería NO, ¿verdad?...
Sin embargo, una de las situaciones en la vida de toda persona, de la que podríamos mucho aprender, asimilar y principalmente, valorar, es la de tener la oportunidad de convivir cotidianamente con un adulto mayor... y muy mayor por cierto, en igualdad de condiciones y de circunstancias, tal y como nos lo plantea el guión de esta muy buena película mexicana del año 2009: "EL ESTUDIANTE".




Cartel oficial de la película
"EL ESTUDIANTE"



"EL ESTUDIANTE", es una maravillosa película que nos habla del amor y el coraje que hay que tener en la vida; hay toda clase de lecciones de vida al través de las secuencias fílmicas, permeadas absolutamente por valores y ejemplos de tomas de decisión determinantes para el resto de nuestra existencia.
Es la historia, como podrán advertir, de un hombre mayor (Chano, emotivamente representado por el recién fallecido actor Jorge Lavat, siendo uno de sus últimos trabajos cinematográficos realizados) el que, tratando de cumplir con uno de sus mayores anhelos, se inscribe en la universidad, comenzando una experiencia de vida única tanto para él, como para sus jóvenes compañeros de clases.

Probablemente, como mucha gente habrá opinado (principalmente, críticos de cine muy objetivos y versados), no será una obra de arte esta película con actuaciones soberbias o excelsas, no.
No obstante, a mí como docente y principalmente como madre e hija, me dejó un agradable sabor de boca (como solemos decir aquí, en México) por lo emotivo del hilo conductor que se maneja:
Las relaciones interpersonales -y más aún- intergeneracionales que en la actualidad, prácticamente no existen, porque a las personas mayores (de la Tercera Edad, como se les ha etiquetado) no se les permite el acceso a muchos espacios en la vida y en los grupos sociales destinados principalmente, a estar conformados por gente joven.

Es triste, pero tal pareciese que TERCERA EDAD -o adultos mayores, o ancianos y demás calificativos similares- estuviese directamente vinculado con las palabras VIEJO e INSERVIBLE.
Y no hay cuestión social más injusta e inequitativa (además de deplorable y deleznable, realmente) que ser tan despóticos en nuestra percepción de lo que se debiera valorar como un cúmulo impresionante e inagotable de SABIDURÍA y EXPERIENCIA.

Ciertamente, "EL ESTUDIANTE" es una película que te va a hacer llorar; pero más allá de eso, es una gran reflexión en torno a qué hacer con nuestros adultos mayores cuando sabemos que cada vez más en México (y en muchas otras regiones del mundo nuestro) este segmento de la población va siendo mucho más grande día con día.

Considero que, en prácticamente todos los hogares, hay abuelos que también forman parte de la población económicamente activa; porque cierto es que muchos niños y adolescentes, viven con sus abuelos en lugar de con sus padres y esta circunstancia, también les ha obligado a nuevamente incorporarse a algún trabajo para poder lograr un ingreso mayor que les permita de mejor forma cubrir los gastos que los nietos a cargo les representan.




Fotografía: 
GOOGLE IMÁGENES



Mas...
Hay otra circunstancia mucho más preocupante aún: los enfermos que padecen ALZHEIMER son también cada vez más y mucho de todo cuanto debemos preveer es precisamente, tratar con amor y con tolerancia, respeto, admiración, solidaridad y demás valores esenciales en la vida de todo ser, a nuestros adultos mayores quienes en realidad, son tesoros de experiencia en vida y en enseñanzas que buscan un poco de espacio y de diligente comprensión para vaciar ése impresionante bagaje de conocimientos y de vida, que les representa su propia historia.

Les recomiendo en verdad, ver esta emotiva película por cuanto a la sensibilización hacia la vida de lo que en futuro llegaremos a ser, si nos es permitido, algún día.





Publicar un comentario