Buscar este blog

viernes, 30 de marzo de 2012

Esperando...






LOUNGING
Fotografía de 3AMMO


Los tres muchachos estaban ahí;
tenían rato ya de estar esperando y platicando.
O platicando mientras esperaban
o platicando y esperando.
¡En fin!

El evento parecía ser uno más de los muchos  
a los que la gente
de su edad iba y acudía;
y sin embargo para los tres, 
(y en realidad para la mayoría
de quienes ahí estaban)
no tan sólo era una noche más.
No.

En esa ocasión la reunión era por fines bastante humanitarios
lo cual, no era muy común en jóvenes un tanto alocados
y hasta, las más de las veces, algo irreverentes.

Los tres chicos estaban esperando a que un empresario filántropo
se reuniera con ellos en el lobby del lugar;
la cuestión era simple:
se había organizado tal evento con la finalidad de ayudar 
a uno de los compañeros de la escuela quien, 
a causa de alcohol y la inconsciencia,
habìa tenido un terrible accidente en el que,
aunque habìa sobrevivido, 
también había perdido algo más 
que la movilidad de las piernas:
la valiosa y querida vida de sus dos mejores amigos.

Así que los chicos se organizaron para hacer una fiesta
donde no habría alcohol ni ningún tipo de bebida embriagante,
porque también querían aprovechar tal ocasión,
para hacer reflexionar a todos que, la combinación
del alcohol y del volante, jamás sería buena fórmula para nadie.

Y esperando todos estaban
a que llegara tan generosa persona quien,
ayudaría a que su amigo en desgracia
pudiese ser operado de emergencia
y en el mejor hospital del país a la brevedad.

Y así continuaron los chicos,
esperando y cavilando...
pensando -entre pláticas y conversaciones informales-
a que no únicamente con el empresario llegara el dinero
sino también, parte de la responsabilidad en el sentido estricto
de no tomar jamás cuando se sale a divertirse
o cuando se tratase de manejar.




Publicar un comentario