Buscar este blog

jueves, 8 de marzo de 2012

SER MUJER...



Red and green in a sea of yellow
Fotografía de Stephen Heron





Todos sabemos lo que es ser una mujer;
un ser humano con características físicas y fisiológicas
perfectamente definidas.
Con funciones biológicas que trabajan con precisión,
cual maquinaria del reloj más cuidadosamente elaborado.

Sí...
La mujer hace lo suyo y lo hace a la perfección;
aunque ciertamente, tiene sus defectos...
¡y muchos a decir verdad!

¡Cuán afortunados los hombres!
Tienen en ese ser tan lleno de defectos
-pero también de cosas muy buenas y maravillosas-
a la compañía perfecta...
¡amén de también brindarles la posibilidad
de extender su estirpe con hermosos y pequeños seres
llamados hijos a quienes amar
y en quienes depositar esperanzas de una vida mejor!

¿Qué más poder decir?...
Ahh, tal vez que, en ocasiones,
esos seres llamados mujeres, se vuelven algo molesto:
porque también tienen una capacidad infinita de amar...
sí, de amar a quien tienen por compañero de vida
y en quien también ellas colocan todos sus anhelos
de una existencia compartida hasta el fin de la eternidad
y eso... no siempre es bien visto
por los congéneres del sexo masculino.

Mas...
yo me pregunto,
¿solamente eso es ser una mujer?...

Porque realmente son una cajita de sorpresas,
todas ellas alegres, impredecibles e infinitas
ya que poseen cualidades que un individuo varón
no puede procesar ni entender
o mucho menos asimilar;
para ellos, la mujer se pierde en pequeñeces
que salen sobrando según su racional y masculino proceder.

Ya que la mujer es ternura y muchas muchas lágrimas
a lo largo de su -por lo regular- longeva vida;
tiene dones que, aunque no muy valorados,
forman parte también de sus otras peculiaridades:
La mujer suele ser siempre
dulzura cuando de ello se requiere
y fortaleza infinita cuando los espíritus se fatigan;
comprensión y perdón absoluto
(a pesar de las malas pasadas de la vida
e incluso, de traiciones y abandonos)
y también amoroso refugio
ante la tristeza o los problemas cotidianos.

Tal vez se les olvida a los hombres
(y esto es tan recurrente)
que ser mujer...
es ser todo esto y mucho mucho más;
ciertamente,
en ocasiones la naturaleza también
hace surgir equívocos y algunos seres llamados mujeres
toman caminos distintos a los de su esencia natural mas,
es de humanos errar... y por tanto,
la misma comprensión que se tiene para con el hombre
debiere también brindársele a estos espíritus buenos
pero con ideales equívocos o pensamientos trastocados
con los que, de vez en vez, solemos toparnos en el camino.

Sin embargo,
siendo del todo honestos,
el SER MUJER
considero...
es la más hermosa posibilidad de realización
en este mundo y cuantos nuestro limitado conocimiento
nos permita conocer,
porque SER MUJER es amar la vida
siendo dadoras de vida dentro de la misma vida.
Es tener la palabra justa en el momento más adecuado
y también la serena conciencia
de regresar al origen porque sabemos que ella ahí estará,
ya sea como amorosa madre
o como fiel compañera;
como suave brisa en la sonrisa amigable
o quizá como fuerte roble
cuando a nuestros amados progenitores
se les tenga que brindar un cariñoso hálito de vida.

Todo eso es ser mujer...
y yo sé que tú,
maravillosa creación llamado hombre,
estarás del todo de acuerdo conmigo
porque ser mujer es hablar de tí, de mí...
de los inicios de la vida
y de los hermosos motivos por los cuales
intentar tú, yo y todos los demás,
ser mejores personas día a día.



¡FELÍZ DÍA A TÍ,
MUJER!

(Y muchas felicidades a tí, hombre,
por amar a la mujer
en todas sus dimensiones
como hijo, esposo, hermano,
amigo o fiel compañero)...



Publicar un comentario