Buscar este blog

martes, 28 de agosto de 2012

ALMOST HONEST... (JOSH KELLEY -video-)




ALMOST HONEST
Josh Kelley
(Youtube videos)



Esta canción me gusta mucho aunque no deja de ser triste y melancólica. Y me sucede que, inevitablemente al escucharla, piense en muchas cosas relativas a la naturaleza humana y a la fragilidad nuestra... tan emotiva, tan pasional y tan defectible como irresponsable.

CASI HONESTO...
(¿Qué título, verdad?)

¿Cuánta gente conocemos así?...
¿A cuántos "casi honestos" hemos conocido en nuestra vida?

Y más aún:
¿A cuántos honestos a medias hemos amado infinitamente y entregado parte de lo que somos y de lo que conforma nuestros sueños y nuestro corazón?

Es bastante ilógico que, aún sabiendo que el amor de nuestra vida no es del todo honesto -que viene a ser lo mismo que un honesto a medias, es decir, un perfecto deshonesto y mentiroso-, esta persona siga siendo el afán de nuestros más caros y puros amorosos y bien intencionados anhelos.

Y hay cosas que mi corto entendimiento no logra comprender: 
¿Por qué hay gente que teniendo la posibilidad maravillosa de darse por completo al -¡por fin!- encontrar a esa persona tan buscada  durante los años de su azarosa vida... sigue siendo así, no del todo honesto ni franco, sencillamente porque quizá es mejor no decir y no saber todo... por la sencilla razón de no querer involucrarse en una relación que implique compromiso y responsabilidad de ambas partes.

De verdad que no lo entiendo:
Mentir...
Tratar de fingir; de vivir y hacer vivir y hacer surgir un sentimiento y un proyecto de vida compartido cuando ni siquiera hay la más mínima intención de dejar de ver quién pasa al lado cuando se está con esa persona a quien decimos (y hacemos creer) que forma parte de todo cuanto somos en el presente y en lo que deseamos para nuestra vida futura.
En fin.

Y sí, reconozco y sé que hay gente que ciertamente, intenta ir como los salmones, contra la corriente que le imprime su propia naturaleza y quiere dejar de lado lo que ha sido su vida, para tratar de corresponder al amor genuino, total y la entrega infinita de quien tanto amor prodiga hacia su persona mas, al final de cuentas es vencido una vez más por su propio estilo de vida cómoda y sin mayor complicación, como en aquélla fábula del sapo y el alacrán donde el alacrán mismo termina clavando el aguijón mortal al sapo, quien a pesar de conocer la naturaleza del temido vecino, confió el en él dándole la oportunidad de terminar con su propia vida.

Y sin embargo, como personas, como seres humanos, como entes sociales y totalmente emotivos, nuestra misma naturaleza del ser generosos y transparentes, considero, tampoco se cansará de confiar y esperar a que no todas las personas le lastimen, le fallen e incluso, le traicionen.

La vida es hermosa.
En realidad.

Y si tal vez nos equivocamos nuevamente... no dejaremos de confiar -y lo haremos una y otra y otra vez, en verdad- porque si todos dejamos de esperar cosas buenas de nuestra naturaleza humana, dejaremos entonces de esperar un mejor mañana para la humanidad misma, donde los valores y la esperanza de un horizonte de vida más justo y más lleno de bendiciones y de cosas maravillosas, se alejará potencialmente de la realidad de nuestros días.

Sigamos creyendo.
¡En verdad!
Sigamos confiando y asumiendo las cosas como son y probablemente, ese ser "casi honesto", aunque sea por uno corto período de vida compartida, nos haga disfrutar intensamente del amor y ¿por qué no? De la vida misma.








Publicar un comentario