Buscar este blog

viernes, 31 de agosto de 2012

¿Será verdad que el amor es la razón que mueve al mundo y todas las cosas?...





Mozart's Key
Fotografía de Sally Nelson


Muchas de las veces, intentando ser del todo racionales, al escuchar esta frase quizá movamos la cabeza (como negando que pudiera ser cierto en poco o en mucho) ya que, creemos -o asumimos, no sé- que debemos ser racionales y no dejarnos llevar por las emociones, por las senciones e incluso, por la visceralidad.

A mi me encanta la idea (¡en verdad!) de pensar que los seres humanos somos realmente eso: HUMANOS y que nos regimos por emociones en todo sentido y a todo momento e instante de nuestra vida.
También me fascina el poder visualizar la capacidad del mismo ser humano de dominar a las mencionadas emociones y volverse un ser práctico, funcional y fría y duramente racional.
Pero entonces...
¿Dónde queda el tan llevado y traído SENTIDO COMÚN que todas las personas tenemos y que, no importando cuán letrados seamos -o no-, siempre nos permite actuar según la lógica de la razón ante determinadas situaciones o circunstancias?...
Porque no podemos dejar de aceptar que, precisamente ese sentido común, la gran mayoría de las veces -por no mencionar que todas, a decir verdad-, nos permite ser seres también totalmente ecuánimes y equilibrados para no ceder ante nuestra pura emotividad y juego de sentimientos o emociones, siendo entonces, arrastrados por nuestras inevitables e incontrolables pasiones.

Y entonces me pregunto:

¿Acaso tiene que estar totalmente vinculado el sentido común que todas las personas poseemos a la toma de decisiones absolutamente en el marco de lo que la lógica nos dicta?

Las emociones, me atrevo a asegurar, conforman precisamente ésa parte de todo ser donde, el tamiz -asumo-, será ése perfecto equilibrio entre sentido común y emotividad, para lograr un pensamiento racional, con una actitud serena que nos permita una toma de decisiones adecuada para un momento determinado de nuestra vida.

Y sinceramente, no puedo asegurar que sea el amor la razón que mueve al mundo... porque entonces, el mundo nuestro no tendría manera de ser lo que es, a pesar de que actualmente, el panorama es sumamente desolador y deprimente mas... también podemos pensar optimistamente en que el amor y todas las demás sensaciones y emociones que experimentamos en el día con día, en una tarde lluviosa o en un atardecer cálido y esperanzador, nos permiten tratar de ser una mejor persona... aunado todo ello, a lo que racional y calculadoramente (en serio) tuviésemos que asumir o aceptar.

En fin.

No sé si el amor sea lo que mueve al mundo y a las cosas, pero honestamente... ¡lo que sí sé es que es algo totalmente intangible y etéreo, pero que nos hace sentir mucho mejor y nos permite fortalecernos ante la desesperanza, ante los problemas y lo caótico que pudiese resultar un trance específico en nuestra vida!


Publicar un comentario