Buscar este blog

martes, 4 de septiembre de 2012

Aquél alazán en la playa...





Fotografía:
Google Imágenes


Jamás imaginé que mi sueño 
algún día pudiese hacerse realidad,
pero ahí estaba:
elegante...
brioso,
fuerte y bello.

Un hermoso alazán
cruzaba trotando elegantemente por la playa
como si se tratara de algún terreno
conocido o más aún,
propio y parte de él mismo...

Y quedé paralizada de inmediato
arrobada ante tanta belleza animal.

Jamás olvidaré tal escena...
porque aquél hermoso caballo negro como la noche,
-por ese único y maravilloso instante-
me pertenecía...
y me seguiría perteneciendo
cada vez que, 
al entrecerrar la mirada,
lo evocara en mis pensamientos
como el animal más bello 
que pudiera haber visto en toda mi vida.





Publicar un comentario