Buscar este blog

martes, 30 de octubre de 2012

Amarte hasta morir...





Blood red
Fotografía de Muftysludge


Correr hacia tí...
y amarte hasta morir.

¿Te digo algo?
Siempre...
siempre he soñado contigo.

Siempre.

Puedes no creerme, como es usual;
sin embargo,
-desde niña-
aunque no tenías nombre ni rostro
has estado presente en mi vida 
y en mis sueños.

Sueños de niña descubriendo
lo que es soñar con ser mujer.

Sueños de mujer adolescente...
deseando y anhelando
el momento infinito de la entrega amorosa
con aquél a quien se cree amar 
y para el resto de la existencia.

Sueños de mujer con madurez en ciernes;
con esperanzas grabadas en resarcir errores del pasado.

Anhelos de vida no vivida
en recuerdos de un ayer no muy lejano;
añoranzas de un rostro no conocido
y de un abrazo no sentido...

Una mujer.

Sí.

Una mujer en plenitud de madurez...
en formas,
en sentimientos,
en sensaciones y en expectativas
de vivir -finalmente-
la maravillosa circunstancia de un amor...
sí,
un amor, 
como jamás se ha imaginado
que puede haber amor igual.

Y finalmente 
un buen día de Dios,
descubrí que esto es lo que soy:
la misma mujer
con sus sueños de niña, 
pero tristemente
postrada ante mis propios temores
porque por fin sé qué es amar así...
como tanto y tanto soñé desde niña aún,
con un hombre que ahora ya tiene un rostro...
ahora ya tiene un nombre
y de cuyas manos depende la más dulce de mis sonrisas.

 Y quisiera yo 
tener la certeza en mi corazón
de que este amor único
existirá por siempre.
Mas...
ignoro si esta felicidad pudiera tornarse infinita,
porque no desearía dejases de ser...
dejases de amar...
dejases de mirar al través de mi alma.

Y porque sé que me amas 
de la misma manera inexplicable
en que yo te pertenezco desde muy niña,
sin aún sin conocer
ése rostro que en mis sueños me acompañaba. 

Y porque quiero ser de tí eternamente
y amarte sin fin día a día...
amándote a plenitud 
y respirando tu esencia
hasta en las pequeñas cosas
que te rodean.
Sí, porque quiero amarte siempre siempre
hasta -si eso fuera un requisito-
muriendo junto a tí.




Publicar un comentario