Buscar este blog

domingo, 21 de octubre de 2012

Pensamientos divergentes...




Contrast
Fotografía de Balálsz Töro


Un pequeño espacio;
la silla, en el lugar de siempre.

De ciertas extrañas maneras,
(y a pesar de haber sido testigo de todo ello) 
no entendía del todo cómo es que nuevamente 
había terminado ahí...
exactamente ahí.

La botella,
el tarro cervecero;
las sillas
-que no una sino en realidad dos-
se encontraban dispuestas como suspendidas
en el tiempo y en el espacio,
porque a decir verdad,
nadie se asomaba a la escena,
como por error o quizá, 
también como por causalidad.

De repente,
sintió que no pertenecía a ese lugar;
pero tampoco al espacio ni al tiempo
o a la dimensión de la vida misma,
tal y como la conocía.

La atmósfera se había enrarecido...
y como si fuese un ente ajeno a tal ambiente
vivido y conocido por muchos
(y por él mismo)
cambió del todo:
en su sentido de realismo
pero también de simbolismo icónico.

¿Sueño o probablemente
parte de la terrible realidad?...

¿Cómo poder saberlo?
La única sentida e incongruente verdad,
es que era algo que estaba allí
y que no se iría más nunca,
hasta quizá...
(de ser cierto)
poder despertar.

Publicar un comentario