Buscar este blog

sábado, 17 de noviembre de 2012

"El gallo de piedra"...




PESCOCOSTANZO
-Il gallo di pietra-

Fotografía de Andrea Di Florio



Caminando (y con mucho apetito,
para ser del todo honestos) 
llegamos a ese hermoso sitio
tan delicado como inesperado.

Realmente no me hubiese nunca
imaginado que, tan cansados como estábamos,
hubiéramos podido llegar a tan peculiar lugar.

Desde el nombre del ristorante 
(como dicen los italianos)
hasta la delicada ornamentación
con delicadas flores de aroma dulce y nostálgico...
hasta los platillos tan exquisitos
que pudimos disfrutar.

¡Todo, en verdad!

Y finalmente,
después de una obligada
(pero muy exquisita, sinceramente hablando)
comida en ese pequeño y especial restaurante...
tuvimos que retomar el camino de regreso,
ya que los demás compañeros de la excursión
seguramente ya estarían esperando en el autobús.

Este tipo de viajes en grupo
a veces suelen tornarse engorrosos:
nadie puede ir a su propio ritmo
porque los horarios son terribles e inclementes.

Sin embargo, 
para nuestra fortuna en ese día
tan bello como fortuito,
todo estuvo a nuestro favor
y nos permitió disfrutar de una opípara
y suculenta comida al estilo italiano
(y por muy pocos euros... ¡increíble!
y con un sabor que...
¡mamma mía! Jajajajaj...
Jamás olvidaremos)
antes de tener que llegar a nuestro obligado destino.

Finalmente,
"El gallo de piedra"
-"Il gallo di pietra"-...
fué lo mejor que se nos pudo atravesar
en ese día tan venturoso como increíble.

¡Qué delicia... sí, señor!







Publicar un comentario