Buscar este blog

viernes, 31 de agosto de 2012

¿Será verdad que el amor es la razón que mueve al mundo y todas las cosas?...





Mozart's Key
Fotografía de Sally Nelson


Muchas de las veces, intentando ser del todo racionales, al escuchar esta frase quizá movamos la cabeza (como negando que pudiera ser cierto en poco o en mucho) ya que, creemos -o asumimos, no sé- que debemos ser racionales y no dejarnos llevar por las emociones, por las senciones e incluso, por la visceralidad.

A mi me encanta la idea (¡en verdad!) de pensar que los seres humanos somos realmente eso: HUMANOS y que nos regimos por emociones en todo sentido y a todo momento e instante de nuestra vida.
También me fascina el poder visualizar la capacidad del mismo ser humano de dominar a las mencionadas emociones y volverse un ser práctico, funcional y fría y duramente racional.
Pero entonces...
¿Dónde queda el tan llevado y traído SENTIDO COMÚN que todas las personas tenemos y que, no importando cuán letrados seamos -o no-, siempre nos permite actuar según la lógica de la razón ante determinadas situaciones o circunstancias?...
Porque no podemos dejar de aceptar que, precisamente ese sentido común, la gran mayoría de las veces -por no mencionar que todas, a decir verdad-, nos permite ser seres también totalmente ecuánimes y equilibrados para no ceder ante nuestra pura emotividad y juego de sentimientos o emociones, siendo entonces, arrastrados por nuestras inevitables e incontrolables pasiones.

Y entonces me pregunto:

¿Acaso tiene que estar totalmente vinculado el sentido común que todas las personas poseemos a la toma de decisiones absolutamente en el marco de lo que la lógica nos dicta?

Las emociones, me atrevo a asegurar, conforman precisamente ésa parte de todo ser donde, el tamiz -asumo-, será ése perfecto equilibrio entre sentido común y emotividad, para lograr un pensamiento racional, con una actitud serena que nos permita una toma de decisiones adecuada para un momento determinado de nuestra vida.

Y sinceramente, no puedo asegurar que sea el amor la razón que mueve al mundo... porque entonces, el mundo nuestro no tendría manera de ser lo que es, a pesar de que actualmente, el panorama es sumamente desolador y deprimente mas... también podemos pensar optimistamente en que el amor y todas las demás sensaciones y emociones que experimentamos en el día con día, en una tarde lluviosa o en un atardecer cálido y esperanzador, nos permiten tratar de ser una mejor persona... aunado todo ello, a lo que racional y calculadoramente (en serio) tuviésemos que asumir o aceptar.

En fin.

No sé si el amor sea lo que mueve al mundo y a las cosas, pero honestamente... ¡lo que sí sé es que es algo totalmente intangible y etéreo, pero que nos hace sentir mucho mejor y nos permite fortalecernos ante la desesperanza, ante los problemas y lo caótico que pudiese resultar un trance específico en nuestra vida!


martes, 28 de agosto de 2012

ALMOST HONEST... (JOSH KELLEY -video-)



video

ALMOST HONEST
Josh Kelley
(Youtube videos)



Esta canción me gusta mucho aunque no deja de ser triste y melancólica. Y me sucede que, inevitablemente al escucharla, piense en muchas cosas relativas a la naturaleza humana y a la fragilidad nuestra... tan emotiva, tan pasional y tan defectible como irresponsable.

CASI HONESTO...
(¿Qué título, verdad?)

¿Cuánta gente conocemos así?...
¿A cuántos "casi honestos" hemos conocido en nuestra vida?

Y más aún:
¿A cuántos honestos a medias hemos amado infinitamente y entregado parte de lo que somos y de lo que conforma nuestros sueños y nuestro corazón?

Es bastante ilógico que, aún sabiendo que el amor de nuestra vida no es del todo honesto -que viene a ser lo mismo que un honesto a medias, es decir, un perfecto deshonesto y mentiroso-, esta persona siga siendo el afán de nuestros más caros y puros amorosos y bien intencionados anhelos.

Y hay cosas que mi corto entendimiento no logra comprender: 
¿Por qué hay gente que teniendo la posibilidad maravillosa de darse por completo al -¡por fin!- encontrar a esa persona tan buscada  durante los años de su azarosa vida... sigue siendo así, no del todo honesto ni franco, sencillamente porque quizá es mejor no decir y no saber todo... por la sencilla razón de no querer involucrarse en una relación que implique compromiso y responsabilidad de ambas partes.

De verdad que no lo entiendo:
Mentir...
Tratar de fingir; de vivir y hacer vivir y hacer surgir un sentimiento y un proyecto de vida compartido cuando ni siquiera hay la más mínima intención de dejar de ver quién pasa al lado cuando se está con esa persona a quien decimos (y hacemos creer) que forma parte de todo cuanto somos en el presente y en lo que deseamos para nuestra vida futura.
En fin.

Y sí, reconozco y sé que hay gente que ciertamente, intenta ir como los salmones, contra la corriente que le imprime su propia naturaleza y quiere dejar de lado lo que ha sido su vida, para tratar de corresponder al amor genuino, total y la entrega infinita de quien tanto amor prodiga hacia su persona mas, al final de cuentas es vencido una vez más por su propio estilo de vida cómoda y sin mayor complicación, como en aquélla fábula del sapo y el alacrán donde el alacrán mismo termina clavando el aguijón mortal al sapo, quien a pesar de conocer la naturaleza del temido vecino, confió el en él dándole la oportunidad de terminar con su propia vida.

Y sin embargo, como personas, como seres humanos, como entes sociales y totalmente emotivos, nuestra misma naturaleza del ser generosos y transparentes, considero, tampoco se cansará de confiar y esperar a que no todas las personas le lastimen, le fallen e incluso, le traicionen.

La vida es hermosa.
En realidad.

Y si tal vez nos equivocamos nuevamente... no dejaremos de confiar -y lo haremos una y otra y otra vez, en verdad- porque si todos dejamos de esperar cosas buenas de nuestra naturaleza humana, dejaremos entonces de esperar un mejor mañana para la humanidad misma, donde los valores y la esperanza de un horizonte de vida más justo y más lleno de bendiciones y de cosas maravillosas, se alejará potencialmente de la realidad de nuestros días.

Sigamos creyendo.
¡En verdad!
Sigamos confiando y asumiendo las cosas como son y probablemente, ese ser "casi honesto", aunque sea por uno corto período de vida compartida, nos haga disfrutar intensamente del amor y ¿por qué no? De la vida misma.








lunes, 27 de agosto de 2012

La vida marginal...





MAPUTO -Avenida marginal-
Fotografía de DANIELE 
(Marge00)



Como cada año,
nuevamente hice mi viejo viaje acostumbrado.

Pareciere como si la vida ahí mismo,
se hubiese quedado impasible y congelada;
con rostros añosos pero con la misma desesperanza,
la gente ahí se agolpaba para ver si algo de la ayuda
de los grupos humanitarios podía ser para ellos
o para alguien de sus populosos barrios o familias.

Ciertamente,
la vida marginal a la que cientos de niños -envejecidos por el hambre-
estaban ya, por descontado, condenados...
hacía lo suyo y lo propio,
como en cada viaje hecho por mí y por mis (en aquellos años)
jóvenes amigos y compañeros de aventuras sin fin...
se hacía presente una y otra y otra vez.

Rostros.
Semblantes con el deterioro del alma 
reflejado en sus inexistentes sonrisas;
cuerpos envueltos en ropas multicolores pero desgastadas...
como desgastadas tenía también,
los espíritus casi yertos que acompañaban
las pocas ganas de seguir viviendo.

Así era por una vez más,
el mismo paisaje urbano;
la misma pobreza citadina...
en aquélla marginal vida
que día con día, 
tenían que vivir y sobrevivir,
las personas que no conocían más que la fuerza
de la cruel existencia que parecía signarles
y seguirles de por vida.

Y nosotros una vez más...
fuimos, vimos y tratamos de ayudar
embarcándonos en nuestros sueños de opio
de que con eso sería suficiente
para regodear nuestros corazones egocéntricos
por hacer más que suficiente
y tratar de planear nuestra aventura del año próximo.

¡Qué pobreza de espíritus la nuestra!


sábado, 25 de agosto de 2012

jueves, 23 de agosto de 2012

En la vorágine de nuestros días...





Sin título
Fotografía de the mr. gnu



La chica caminando;
¿cuántas veces hemos visto a personas así?...
gente que, por supuesto, no conocemos 
y que detrás de ella, hay un sin número de historias de vida
que ni por casualidad imaginamos.

Muchas de las veces he pensado cosas diversas
en rostros y figuras que se cruzan en mi camino;
en otras ocasiones, imagino lo que la gente 
-asumo- estará pensando en el momento mismo
en que por un instante de vida,
compartimos el mismo aire y el pequeño espacio
en el que nos cruzamos.

Por ejemplo, esta chica:
¿qué irá pensando a la par de lo que habla por teléfono?...
¿Hablará con su mejor amiga... o probablemente
irá discutiendo con un novio o un compañero de trabajo?...

Cosas mil podremos asumir o dar por hecho
cuando vemos gente así; 
lo que sí, afortunadamente podemos decir,
es que somos parte del reflejo de la vorágine imparable
de esta convulsa y tecnologizada vida que día con día,
respiramos y transpiramos
ya sea en un tweet o en un post de nuestro blog personal
o quizá del muro de la red social que prefiramos.

Eso sí...
detrás de cada rostro y de cada sonrisa
-incluso, de cada mirada o de cada llamada-
habrá ciertamente una maravillosa historia de vida por contar
o una oportunidad de tejer una confabulación con la imaginería
por intentar formar parte del microcosmos individual 
de cada uno de lo que somos y cuanto somos 
y hemos de seguir siendo en esta azarosa vida nuestra .



domingo, 5 de agosto de 2012

Héroes de todos los días...






PUTTING OUT THE TRASH
Galería de fotos de 3AMMO


Nuevamente habían sofocado el fuego.

Los hombres sudorosos y cansados
hasta la extenuación,
nerviosamente, sonreían apenas.

Esto era lo usual y habitual para ellos.
Eran los heroicos miembros del Cuerpo de Bomberos
de aquél pequeño lugar.

Y en esta ocasión
además de combatir con la vida misma
las ardientes brasas que consumieron 
todo el local en llamas...
habían podido salvar a cuatro personas.

Para ellos, 
cada vez que tenían la maravillosa oportunidad
de salvar a una persona,
la recompensa más grande era disfrutar
del abrazo agradecido
de los familiares y demás gente
que con admiración y angustia, 
eran testigos fieles de tan impresionante
gesta heroica.

Los bomberos únicamente 
esbozaban una leve sonrisa
y continuaban con su labor sofocante;
esa labor que había cobrado la vida
de varios de ellos,
amigos y compañeros de varios años...
pero que, les alentaba a seguir intentando
servir a la gente y a todos aquellos
que, tras las llamas, 
les necesitaran.


miércoles, 1 de agosto de 2012

¿Y si realmente los cuentos no fueran lo que nos contaron desde niños?...



video

RED
Corto animado de Hyunjoo Song
(2010/ youtube)



Creo que todos, en algún momento de nuestras vidas, noche a noche dormimos muy plácidamente después de que nuestra mamá, nuestro papá o quizá nuestros amorosos abuelitos, nos hubieran contado un hermoso cuento de niños.

Muchos de nosotros, desde niños, desarrollamos el amor hacia la lectura y hacia la imaginería fabulosa de los cuentos y el universo en valores y en lecciones de vida que siempre, a manera de moraleja o de lección, trataban de hacernos saber por medio de una hermosa historia.

Sin embargo, ¿qué tal si las historias de fábula, si los cuentos maravillosos que soñamos desde niños no fueran lo que siempre nos hicieron creer o saber?...

¿Qué tal si el temible lobo de "Caperucita Roja"  no hubiese sido tan aterrador y en su lugar hubiera un héroe? (O cuando menos, un tierno niño que en realidad, lo que deseaba era hacerse amigo de la dulce niña que atravesaba el bosque con la canasta para su abuelita)...

De eso trata este simpático y tierno corto animado; me gustó porque la vida nuestra es así: nos movemos por arquetipos o estereotipos y  muchas de las veces, las cosas -asumimos- tienen que ser de una determinada forma... cuando en realidad, las cosas resultan ser todo lo contrario.

Espero sea de su completo agrado esta breve historia de una niña, su amiguito y un inesperado peligro en la figura de un tierno conejito (como en la vida real, muchas ocasiones son las cosas y las verdaderas amenazas: sin pensaralo o esperarlo siquiera y al través de inocentes situaciones o de quienes menos nos imaginamos).