Buscar este blog

viernes, 28 de septiembre de 2012

I N T E R L Í N E A S . . .




Fotografía:
Google Imágenes


Ojalá que para cuando el suspiro
                                                   llegue...


Ojalá que para cuando logre
                                                   por fin,

posarse y transformarse de vívido deseo
                                                   en vehemente realidad...

Ojalá que todavía no haya caído ni tierra
                                                    -ni lluvia-

y que ningún retoño aún de reminiscencia
                                                    de vida

haga pensar a alguien, no sé, 
                                                     quizás tú,

que un hubiera habría sido preferible al ojalá...

Y que siempre, finalmente,
el uno es igual al dos,
porque si dos son irremediable
e indivisiblemente uno...
un hubiera habría sido, preferiblemente,
mucho mejor.



martes, 25 de septiembre de 2012

El reflejo de la imagen del espejo...




In the mirror 2
Galería de fotos de 
Delia Hernández


El espejo de ella es fuerte,
duro y también muy grande; 
su grandeza radica en la gran fortaleza 
que se ha construido desde lo más hondo de su ser.

Se alimenta día a día de la imagen triunfadora 
que resulta de la riqueza vivencial que le otorga la vida.
Es enérgico e imbatible...
mas a ratos se trastoca y se sensibiliza;
permea su solidez cierta  humanidad 
que le hace interiorizarse humilde y amoroso...
sin embargo, su misma rigidez e inflexibilidad
no le permiten mostrar la frágil vulnerabilidad de su lastimado ser.
Anhela ser amado ya que, se sabe y se asume
con ésa gran capacidad para darse y brindarse...;
mas, cauto y receloso, sólo refleja la apariencia de frialdad
e indiferencia con que se muestra ante la vida misma
de quienes se rodea.

El espejo de ella es sensible...
se guarda para sí esa maravillosa experiencia
de poder enternecerse con la sonrisa de un niño...
esconde en lo más recóndito de su corazón,
su búsqueda ansiosa del concepto amar...
que ya no como conceptuación, 
sino como circunstancia obligada 
de la naturaleza del ser y del existir
que necesitan su complementariedad y materialización.

Su frenesí abruptamente se detiene...
de golpe, tajantemente...
cuando comienza a notar que ya no puede permanecer impasible;
le molesta, le lastima, le horroriza la sola idea 
de perder el control de su esencia amorosa
y vibrantemente humana...

Perder el control de ésas variables humanas llamadas sentimientos,
sensaciones y emociones es algo que no está contemplado
en su racional y muy organizado proyecto de vida...
no se permite, ni por equivocación, sentir y hacer sentir...
y si por descuido, algunas letras escapan de su discurso 
desenfadado y sin complicaciones,
retrocede...
se retracta y se reconstruye...
porque así es y así siempre ha sido.

Ese espejo es muy receloso... muy desconfiado;
siempre a la expectativa,
siempre tasando,
siempre midiendo...
Porque al final del camino, la circularidad obliga al retorno...
al inicio...
al fin...
al punto de origen...
a la génesis y a la conclusión de sí mismo:
es un ser lleno de miedos
y quizá -y muy probablemente-
su mayor temor sea el aceptar que es capaz de amar...
libre, sin ataduras... 
sin prejuicios...
sin desconfianzas ni pensamientos recelosos.

...Simplemente amar y por fin,
ser amado...
sin restricciones, sin apariencias...
sin horarios, sin medida.
Pero el espejo de ella no se atreve... 
y es tan grande su necesidad de vivir 
lo que es una entrega total, 
que se refugia en las líneas de otros,
en los versos de otros...
en los poemas de otros.

Su madurez y racionalidad le colocan en posición difícil
y tímidamente lo único a lo que en su vida podrá atreverse
es a esbozar tiernamente...
aunque no de frente, sino bajo la protección que le otorga
su mismo anonimato... 
un "te extraño"...

El espejo de ella vuelve a su hermetismo.
A su egoísmo y a su duro e inflexible egocentrismo.
No cede ni cederá.

Se reconforta sabiéndose de alguna forma, 
de alguna extraña manera, 
orgulloso y soberbiamente como alguien querido y anhelado...
porque como siempre, querrá que vayan hasta él
y toquen las puertas de su escéptico corazón;
no será capaz de él, atreverse a ser quien se pose cerca,
muy muy cerca de las trincheras infranqueables de la razón de su ser....
que quizá no sea la imagen que proyecta finalmente,
ése espejo de ella.

El espejo muere de amor por la imagen
y la imagen no sabe qué hacer...
juntos se vuelven uno:
materia y esencia...
la materia del espejo de ella
y la imagen que refleja, 
siempre se sabrán unidos, vinculados...
no podrán imaginarse el uno sin el otro...
y sin embargo, 
condenados están a permanecer así:
juntos, siendo uno en materia y esencia...
pero tan lejanos como el cielo lo está del profundo mar.

Solamente,
en ése mágico momento del reflejo...
el amor del espejo de ella y la evocada imagen que tanto añora...
podrán entregarse...
fusionarse...
y hacer realidad su tan soñada perpetuación de vida.
Triste y melancólicamente,
sólo en ése mágico momento...



Texto original publicado en el suplemento
"HOJAS SUELTAS" 
de la Revista EXLIBRIS
editada por la Comunidad Morelos,
en su número 5 correspondiente a la edición del 
30 de julio del año 2002
Orizaba, Veracruz.
México.



viernes, 21 de septiembre de 2012

SE VALE SOÑAR...




Fotografía:
Google Imágenes




...Y se vale soñar más cuando dos espíritus tan distantes,
tan lejanos, tan diferentes a la par de afines, 
comulgan por igual en cosas, gustos, bromas y sueños compartidos...

¿Cuándo será el día en que ambos seres etéreos de morada eterna
en la vívida imaginación,
se mirasen por fin, 
cara a cara, poco a poco...
donde un hálito de vida terrenal, 
les diese cual celestial culminación
un proyecto de vida real,
de existencia plena en un juego eterno de compartires
y sentires al unísono...?

El soplo de vida nos retorna a la realidad absurda 
de una intercomunicación vinculada a circuitos y microchips,
en donde el lazo indestuctible, indefectible y eterno,
sea un simple computador...
y la permanencia absoluta de ése nexo tan cuidado,
tan anhelado, tan protegido y tan deseado...
se regirá en el devenir, 
hasta que una falla en el suministro de energía
los separe para siempre.

Triste y cruel destino...
los amantes cibernéticos asidos por toda la eternidad
a un simple chispazo generador...
a un sistema virtual de signos, 
de códigos, de nomenclaturas llamadas "nicknames"...
mientras, en lo profundo de los corazones, 
todavía hay restos de la civilización perdida...
más primitiva, más sensitiva y receptiva
que no evolucionó a la par de la tecnología, 
telemática, la cibernética y robótica...
seres que todavía... 
entre las sombras y el sigilo,
se atreven a vibrar con la evocación del otro soñado...
del otro deseado...
del otro anhelado... 
mas condenados están a vivir sus sueños
al cobijo de la nocturna soledad...

Sin decir, sin hablar, sin mirar...
sólo sintiendo e imaginando qué sería si cuando menos,
les fuese permitido por un mágico instante...
un hermoso y satisfactorio hubiera de dos,
en lugar de un nostálgico, impotente e individualizado ojalá...
que sólo y por sí mismo,
condenado está a la no existencia...
a la no transcendencia a que pertenecen aquéllos...
rutinarios y mediatizados,
amantes cibernéticos...



Texto original publicado
el 30 de julio  del año 2002
en  "Hojas Sueltas", edición gratuita 
de Comunidad Morelos. Orizaba.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Los jóvenes y su alegre y colorida visión del amor a la Patria...





(Fragmento)


Mural hecho por los alumnos de la 
Capacitación de 
Diseño Gráfico 
Tercer Semestre de Bachillerato
-de mi Escuela José María Morelos y Pavón
de la ciudad de Orizaba, Veracruz; México-


Fotografía: 
Delia Hernández




martes, 18 de septiembre de 2012

Nuestro Nacionalismo: ¿en decadencia?...




¡VIVA MÉXICO!
15 de septiembre, día de gloria nacional...
(Fotografía de Delia Hernández)


Para cualquier ciudadano de cualesquier punto geopolítico, el hablar de su Patria, el hablar de su Nación, debiera ser cuestión obligada... y ciertamente, gustosa y orgullosamente necesaria.

Sin embargo, me es sumamente preocupante el que, día con día y al paso de los años, evidenciamos mayor desapego para con nuestra historia -que, acepto, ha sido manipulada y vapuleada por gente que trabaja a destajo... es decir, que el que más escribe (y bajo las órdenes de los intereses del gobierno en cuestión) y para todas las cuestiones nacionalistas y patrióticas.

Muchas de las veces, criticamos y cuestionamos que en países vecinos, la bandera -el mayor y más grande símbolo patrio para cualquier Nación- la utilicen hasta en ropa interior y demás; sin embargo, a pesar de tan grande afrenta (cuando menos, para mi anquilosado concepto de Nacionalismo y de respeto absoluto hacia la Enseña Nacional -bandera-) también reconozco que su sentido de Nacionalismo es -tristemente- quizá mucho mayor que el nuestro como mexicanos.

Por cuestiones culturales y de patrones conductuales y sociohistóricos que devienen desde tiempos añosos de la Conquista Española y posterior colonización por parte de los hispanos que, en cantidades cuantiosas, se hicieron presentes en la vida de los antiguos indígenas aztecas, nahuas, totonacas, toltecas, tlaxcaltecas y demás (únicamente por mencionar los primeros que se me vienen al pensamiento) el mexicano tiende a ser malinchista. Sí, aunque no nos agrade leerlo ni mucho menos asumirlo o tratar de comprenderlo, así es.

Y no digo somos, porque yo no me considero así.

No obstante, siempre que tengo oportunidad de hablar al respecto de este tema tan importante y prioritario en los asuntos de la Cultura Ciudadana y Cultura Nacionalista de un país como el mío (México, a saber)  observo las reacciones tanto de mis alumnos de secundaria -porque trabajo tanto con niños preadolescentes -o "pubertos" como bien defienden ellos ésa etapa de transición entre la niñez y la adolescencia que están viviendo- como de los muchachos de bachillerato (preparatoria), de maestros, padres de familia y de, por supuesto, mis hijos.

Siempre les digo a todos los niños y muchachos que el ser nacionalista no es cuestión de modas o de momentos de algidez en la actividad deportiva de una país, como suele suceder cuando hay Olimpiadas, Mundiales de Futbol o cuando pelea algún boxeador famoso (como actualmente sucede cuando hay encuentros boxísticos de Saúl "el canelo" Álvarez) o cuando hay partido de la Selección Mexicana de Futbol.

No.

El sentido nacionalista, debe aflorar a cada momento de la vida nuestra.

Cuando formamos una familia; cuando asumimos con total responsabilidad las funciones de un trabajo.
Cuando con compromiso real realizamos nuestra labor docente con la plena convicción de que estar contribuyendo al engrandecimiento de nuestro país o nación, formando gente útil a la sociedad, con valores y con ejemplos de vida entregada al trabajo honesto y al tratar de contribuir en la construcción de un lugar mejor para vivir y pervivir.

No es utopía hablar de valores patrios.

Tampoco lo debiera ser, el siempre tratar de hacer nacer el amor hacia nuestra Patria.

Pero no.

Es raro ya, que todos canten el Himno Nacional en los Homenajes a la Bandera que todos los lunes, en las diferentes escuelas de los diferentes niveles educativos, hacemos.

De hecho, más raro es que sepan la letra completa del Himno sin cambiar el sentido de alguna frase o palabra.

No creo que el Nacionalismo como tal esté en decadencia; lo que está en decadencia es el sistema de valores en los que está sustentada la esencia de la vida posmodernista de nuestros días.
El valor material o económico se ha superpuesto a todo lo demás que, antaño, era preponderante o primordial en todo ser humano... los valores humanos.

La calidad moral del individuo también tristemente se está diluyendo ante la banal existencia de los intereses globalizadamente económicos y mercadotécnicos.

Y por todo lo anterior, deberíamos tener más acendrado el apego hacia lo que significa la Patria nuestra... donde también, debiéramos hacer nacer en nuestros hijos y alumnos, el amor hacia la extensión territorial a la que pertenecemos, con todo nuestro bagaje de historia y de riqueza cultural y social, así como étnica y folklórica.

El Nacionalismo no debe -nunca- estar en decadencia... siempre y cuando induzcamos a los nacientes mexicanos (o de la nacionalidad de que se trate con su respectivo país) a que amen por sobre todas las cosas a su Bandera, a su Himno y a su gloriosa nación.







viernes, 7 de septiembre de 2012

SÍ... TAN FELÍZMENTE ENAMORADOS




Fotografía:
GOOGLE IMÁGENES


Y finalmente, frente a frente
y aliento contra aliento.

Tan enamorados y tan necesitados 
el uno del otro.

Beso a beso...
con lunático frenesí contenido,
los enamorados parecían 
no desear separarse ni por un pequeñísimo instante
porque la espera nuevamente 
podría traicionarles al hacerles sentir
la infinitud de su existencia.

Tan enamorados...
y tan necesitados el uno del otro.

Palpitaciones y pulsaciones incontrolables;
palabras ininteligibles
porque no importaba ya, más nada:
porque finalmente,
estaban ya, aliento contra aliento 
y el uno amando al otro con un hálito de vida
depositado en el amoroso beso.

Sí...
Ahora sé que es verdad:
Tan enamorados...
y tan felizmente necesitados el uno del otro.


martes, 4 de septiembre de 2012

Aquél alazán en la playa...





Fotografía:
Google Imágenes


Jamás imaginé que mi sueño 
algún día pudiese hacerse realidad,
pero ahí estaba:
elegante...
brioso,
fuerte y bello.

Un hermoso alazán
cruzaba trotando elegantemente por la playa
como si se tratara de algún terreno
conocido o más aún,
propio y parte de él mismo...

Y quedé paralizada de inmediato
arrobada ante tanta belleza animal.

Jamás olvidaré tal escena...
porque aquél hermoso caballo negro como la noche,
-por ese único y maravilloso instante-
me pertenecía...
y me seguiría perteneciendo
cada vez que, 
al entrecerrar la mirada,
lo evocara en mis pensamientos
como el animal más bello 
que pudiera haber visto en toda mi vida.





domingo, 2 de septiembre de 2012

El celeste azul del cielo...




Bajo este cielo azul celeste
(Fotografía de Noah's Mirror)


Realmente el celeste azul del cielo,
parecía signar el amor promisorio de los dos amantes.

Jóvenes...
Impetuosos; 
ingenuos y sumamente amorosos.

Los dos amantes hacían sentir -y pensar-
que nada existía en derredor suyo.
Efectivamente (en su mente y su corazón)
nada.
No familia, no problemas... no nada.

Y el cielo que, del cotidiano
(en esa región tan llena de humedad y nubarrones)
se parecía encapotar,
-como bien se dice en el argot taurino-...
ahora se veía clarito y azul azul por todas partes.

Ellos sabían que no tenían mucho tiempo; 
lo que suele suceder con historias entre dos familias,
era a su vez, su misma triste historia.

Y regaños,
problemas,
prohibiciones,
castigos y sanciones...
nunca fueron lo suficientemente gravosos
como para detener el torrente de emociones
y de sentimientos que avivaba su amor.

Y por eso...
debían darse tiempo
agotando hasta el último segundo
de esa escapada agónica y temeraria.

Y también por la misma razón,
el cielo lleno de bendiciones
parecía premiarles dándoles unos minutos más
de azulosa y tranquila felicidad...
para que así
no desperdiciaran el poco tiempo restante,
al correr ante las primeras gotas necias e imprudentes...

Juntos...
por unos minutos juntos sin nadie ni nada más...
ante el amoroso cobijo del celeste azul del cielo
y con la esperanza de, algún día,
poder gritar ante los cuatro vientos
la gran verdad de su amor sincero y puro...
deseando que sus familias,
finalmente pudieran comprender tanta felicidad infinita.