Buscar este blog

miércoles, 23 de enero de 2013

Las tres flores color rosa...




Flowers
Fotografía de Ditao



No te imaginas cómo temía llegase ese día.

Siempre supe que,
de hacer lo que invariablemente decías,
sería definitivo.

Recibí tu mensaje aunque,
como bien sabes,
mi teléfono está fallando
-y no tendría que ser pretexto
para justificar el que hubiese llegado tarde,
como siempre me peleabas,
mas, sinceramente...
eso fué lo que sucedió-
y bueno...
ya no te encontré.

Y en tu lugar,
hallé lo que no quería:
las tres flores color rosa ahí,
puestas muy con cuidado,
muy en orden...
como para un final muy pensado
y sumamente repasado.

¿A quién se le ocurre pensar
en terminar las cosas así...
como si fuese cualquier asunto cotidiano
sin mayor importancia como el llegar tarde
sin tener realmente una causa 
o un motivo que desate
tan disparatada decisión?

Evidentemente
que a nadie,
excepto a tí.
Tú y nadie más que tú.
Y de verdad que no pensé que
sí cumplirías la tan terrible amenaza;
de corazón,
nunca lo creí.

Las tres flores color rosa,
una para decirme cuánto me amas;
otra para hacerme saber nuestras promesas hechas
y la última
-y la que no quería ver-
para hacerme sentir que una vez más,
lo eché a perder todo y tal vez, 
para siempre.

No sé qué hacer.
No debo insistir,
mas me gustaría poder decir...
poder intentar...
poder hablar.

Tanto temí
pero no me preocupé
por evitar esta triste circunstancia;
ahora...
sólo resta el consuelo de pensar
y recordarte
mirando mis tres hermosas flores color rosa.



Publicar un comentario