Buscar este blog

jueves, 10 de enero de 2013

LIFE OF PI: Realmente... ¡una extraordinaria recomendación literaria y fílmica!




LIFE OF PI
(Google Imágenes)


Después de muchos días sin escribir (por las consabidas -o imaginadas- razones de las vacaciones y fiestas decembrinas y posteriormente, la reintegración a las actividades cotidianas del trabajo y de la vida misma), ahora tengo el pretexto -aunque realmente no un pretexto sino una hermosa y maravillosa razón- para tratar de concentrar en unas cuantas líneas todo lo que desearía poder expresar.

Fuí al cine con mis hijos (cosa nada fuera de lo habitual).
Yo escogí la película -ante las caras de reproche y de molestia de los chamacos porque no querían ver una "aburrida película" -según me lo hicieron saber- que más bien, les parecía algo así como un documental de la tele).

Sinceramente, no me había llamado la atención ver esta película (y menos con el título que le pusieron en México -o no sé si para todo el mercado latinoamericano o quizá hispanoparlante-... "Una aventura extraordinaria"); la verdad, no.

Sin embargo, leí una sinopsis y más que una sinopsis, una crítica y una atractiva recomendación acerca del por qué ver esta película haciendo caso omiso del título tan recurrente como trillado y por esa razón, es que decidí verla siendo totalmente autocrática y dictatorial -lo sé- con mis hijos a quienes siempre permito sean ellos elijan la película del día en cuestión.

El caso es que, para mi gran sorpresa (y posterior satisfacción al ver el interés de mis hijos -adolescentes de 14 y 16 años- desde las primeras escenas llenas de bellísimo colorido) la película basada en la novela "LIFE OF PI" no es una aventura extraordinaria -como la publicitan con gran éxito-, ¡sino que es un hermoso y extraordinario poema visual como ninguno!

Me fascinó la belleza de las imágenes, lo sutil de la presencia de la vida en cada pequeño instante narrado...
De hecho, la música también es algo perfectamente bien logrado, muy bien ubicado dentro del contexto de la cultura hindú y por supuesto, la presencia del amor por la vida y los valores universales -más allá de la filosofía, ideología, idiosincrasia o religión que presenta-.
¿La trama?...

Bien; eso es punto y aparte.
(Y no voy a narrar nada acerca de la historia, en verdad; prefiero que ustedes mismos la descubran ya, sentados en su butaca o, de preferencia, leyendo el maravilloso texto que le da vida en un libro impreso).
No he tenido la oportunidad de leer la novela que, tan sólo por lo que pudo realizar de forma tan fantástica Ang Lee, el director de este excelso trabajo fílmico (dicho sea así, desde mi óptica no tan sólo de quien disfruta del cine y del buen cine, sino de quien disfruta intensamente de la estética de lo visual, de lo gráfico; de lo evidente y de lo sugerido al través de la imagen), ya deseo leer para tratar de hacer propio dentro de las miles de letras que -segura estoy- habrán faltado de representar fílmicamente en esta inusual película.

Sin embargo, segura estoy que el trabajo fílmico no debe distar mucho de la concepción de origen del autor de tan bello trabajo literario: el novelista Yann Martell.

No puedo decir más que es una obra de arte visual, conceptual y también, ¿por qué no?... Del sentido de la existencia del hombre mismo.
Cuadro a cuadro y escena a escena (ya para no ser reiterativa diciendo que también secuencia tras secuencia) se permean los principales valores básicos y elementales en la vida de todo ser humano que se precie, precisamente de ser eso: un ser humano y sumamente humanizado.

Espero no tardar mucho en conseguir el libro... en verdad, deseo leerlo.
Pero por el momento, ojalá ustedes también disfrutasen de tan bella película; vale mucho la pena en todo sentido, el ir y aprovechar los minutos de muy buen cine que "LIFE OF PI" ("Una aventura extraordinaria" en México), nos ofrecen...

¡Es un canto de amor y de vida...!


Publicar un comentario