Buscar este blog

viernes, 8 de febrero de 2013

Tras la huella de tus sueños...




Ride the dream
Fotografía: Stella S.



¿Un sueño tiene huellas?...
(Le preguntó un pequeño niño
a su amoroso padre).

Probablemente sí;
-dijo el padre y continuó-
quizá en cada una de las pequeñas estrellas
que noche a noche
podemos visualizar en lo alto 
del cielo nocturno y despejado,
es que tú puedas encontrar
una suave marca en el polvo de las estrellas.

¿Sería posible ir tras la huella
de nuestros propios sueños, padre?...
(Volvió a preguntar curioso
el mismo niño...)

Yo creo que sí, hijo.
Imagino que...
-y respiró profundo
para continuar con su respuesta-
cada vez que deseas algo 
con toda la fuerza de tu corazón,
en el hermoso cielo de la noche estrellada...
podemos ir viendo un polvito mágico,
el polvo de las maravillosas estrellas,
que te irán guiando durante los días
y durante las noches de tu vida
aconsejándote para que nunca dejes de seguir
ese caminito dorado que te están dejando
tus propios sueños y anhelos en la vida.

El niño pensativo miró al cielo.
Bajó la mirada y nuevamente observó a su padre;
suspirando con toda la vehemencia de su ser,
le dijo con la más grande y hermosa sonrisa
que pudo haber dibujado en su rostro:
¡pues entonces, papá,
noche a noche,
seguiré persiguiendo el camino dorado
que mis sueños me están dejando en las estrellas!
¡Quiero llegar alto... muy muy alto
como las estrellas para así,
formar parte de ellas 
cuando haya alcanzado todos mis sueños!

El padre conmovido sonrió.
Movió su cabeza y abrazó a su amado hijo
asiéndolo con fuerza hacia la protección 
de su amoroso pecho diciendo:
"Sí, hijo... si tú quieres
y si Dios lo permite,
así será, hijo. Así será".

Publicar un comentario