Buscar este blog

jueves, 18 de abril de 2013

Tras la persiana...




Morning Blindness
Fotografía de Mendhak





Nuevamente el hastío y la congoja
hacen presa de mí.

De mis emociones,
de mis anhelos...
y hasta de mis más profundos
y bizarros desatinos.

Ciertamente la vida es así:
como un cíclico claroscuro donde,
muy de vez en vez,
la luminosidad se apodera por completo
de la nubosa visión de la obscura soledad.

Mas...
no sé.

Esta mañana percibo
algo diferente y extraño en el ambiente.

¿Será que, como no me sucedía en mucho tiempo,
dormí plácidamente como cuando era
un pequeño niño?...

O tal vez...
Pudiera ser que, 
la tibia y cálida sensación al interior
que ahora -experimento-
me abraza con cierta tranquila ingenuidad
y, por tanto,
esto me lleva sentirme tranquilo y en paz
con mis propios demonios y contradicciones.

En realidad, no lo sé.

Sin embargo,
observo tras la persiana
que una luz tenue y suave,
se va haciendo presente
eliminando de a poco,
esa invasiva obscuridad
que también, siempre se extiende hasta mi alma.

Me gusta.

Veo, siento y percibo todo así...
despacito,
sutilmente...
y me gusta;
me agrada -y mucho-
esta paulatina y creciente luminosidad
así...
tras ésta,
mi silente 
e inevitable persiana.


Publicar un comentario