Buscar este blog

lunes, 17 de junio de 2013

El invierno de la sombrilla roja...





Winter with red umbrella
Visualtricks





No era el primer invierno vivido;
para su corta edad, ya había tenido la oportunidad de viajar
y estar en diversos lugares debido, principalmente,
al itinerante trabajo de sus padres.

Sin embargo, 
parado ahí...
en el balcón del hotel en turno,
el pequeño hombrecito
(por decir, de forma afable que se trataba de un pequeño niño)
veía muy atentamente, 
cómo la vida transcurría en ese duro y frío invierno
en algún lugar del extenso continente europeo,
según sabía y según, sus mentores e instructores le dijeron.

En aquella ocasión,
algo le llamó profundamente la atención:
veía el paso de la gente bajo el balcón de su elegante habitación de hotel.

La gente iba y venía.

(Cosa habitual que, 
para sus pocos pero ya expertos en viajes años,
era algo con lo que él había aprendido a vivir y a cohabitar).

Sin embargo,
si algo le gustaba mucho ver
era el color de la diferente ropa con que la gente se abrigaba 
y más aún, 
en lugares tan inhóspitos y fríos como en el que se encontraba.

Y sí...
de repente ahí estaba.

No era solamente la mujer que rápidamente caminaba.
No.

Era la sombrilla.

La hermosa sombrilla roja que parecía bailar con suavidad
como siguiendo el ritmo de alguna canción
con la que veía bailar a su mamá 
cuando inesperadamente,
pasaba un rato con él en la habitación 
sin tener la necesidad de salir a algún evento importante.

Y sí...
ciertamente era bella.

(Y reitero, 
no la mujer porque el pequeño quizá
aún no se percataba de ello como tal, no.
Sino más bien,
la roja sombrilla que tanto llamaba su atención
vista desde arriba donde incluso,
el pequeño peligraba por recargarse de más
intentando seguir su vaivén alegre e incensante).

Sí...
Ese invierno para el niño
fué el más grandioso y maravilloso de todos,
porque el recuerdo de la hermosa sombrilla roja
siempre le siguió y le acompañó por muchos años más,
aún, ya entrada su incipiente adolescencia viajera.




Publicar un comentario