Buscar este blog

viernes, 6 de septiembre de 2013

La silla azul...




THE BLUE CHAIR
Fotografía: Delia Hernández



La silla azul estaba vacía.

(O cuando menos, 
lo estaba en ese instante).

El colorido fondo en cristales
de hermosos y variados colores,
hacían que realmente, 
el objetivo concreto y específico
se diluyese por completo.

La mente...
ocupada por la colorida distracción,
se focalizaba en cosas sin importancia,
pero, cuando nuevamente la silla azul,
hacía acto de presencia tangible...
todo volvía a su lugar.

Sí.
La gran angustia.
La enorme y profunda preocupación.
La evidente soledad
que provocaba -tan sólo con observar-
a la silente silla azul.

Y de nueva cuenta, 
los pensamientos surgían
de la aparente calma,
para formar una vorágine 
que diese forma al caos
de un intranquilo corazón,
contemplando...
una y mil veces más...
la hermosa y solitaria
silla azul,
en la colorida pared
de infinitos cristales
de bellísimas tonalidades.




Publicar un comentario