Buscar este blog

jueves, 28 de febrero de 2013

martes, 26 de febrero de 2013

CABALLOS ISLANDESES... Galería fotográfica de Anna Guömundsdottir























CABALLOS ISLANDESES

Álbum fotográfico de 
Anna Guömundsdottir


Si hay animal que considero
realmente hermoso en el mundo
-al igual que el toro de lidia-
es el caballo.
Su nobleza, su altivez, su alzada...
en fin; por todo cuanto se le mire,
para mí, los caballos son bellos y llenos
de pasión y de fortaleza .

Los invito a disfrutar
de la fascinante galería fotográfica
de ANNA GUÖMUNDSDOTTIR,
quien nos comparte su mundo sin igual
en las frías y bellas tierras islandesas,
en compañía de sus hermosos caballos.
¡Disfrútenla!

Para visitar la GALERÍA DE FOTOS
de ANNA GUÖMUNDSDOTTIR en flickr,
pulsa el título o copia
el siguiente enlace:



lunes, 25 de febrero de 2013

Desde lo más recóndito del corazón...




Fotografía:
Google Imágenes




Desde lo más recóndito del corazón
deseo decirte que siempre cuentas
y contarás conmigo.

Desde lo más profundo de mi alma,
necesito que sepas que eternamente
estaré ahí...
en el momento exacto
con el amoroso abrazo,
para cuando tú desees refugiarte en él.

Desde lo más hondo de mi ser,
quisiera que supieras
cuán grande es mi amor por tí
y cómo y de cuántas extrañas maneras...
haría hasta lo imposible porque no sufrieras
o pasaras momentos de absurda dureza.

Desde la calidez de mi interior,
amor mío y eterno dueño de mis anhelos...
no sabes cuánto desearía
que nunca olvides que yo,
quien te ama y te amará por siempre,
estará a tu lado 
como toda la vida ha sido,
desde el inicio de nuestra hermosa historia.

Desde lo más recóndito de mi corazón,
mi dulce y adorado amor...
una vez más, 
quiero que sepas
cuánto te amo y qué no daría yo
por siempre estar a tu lado.

Sí...
Porque yo te amo
y porque hasta el final 
de nuestros días,
eternamente te amaré.




jueves, 21 de febrero de 2013

Je ne sais quoi...






Fotografía:
Google Imágenes



Je ne sais quoi...
et je ne sais pour quoi.

Mon coeur
-c'est toi mon coeur-
est le vôtre et ne cessera jamais d'être...

Mon bouche
et toi...
Votre lévres...
j'adore votre lévres
et je ne sais pour quoi.

Je ne sais quoi 
Je vous regarde
et je meurs si je n'ai pas,
si je n'ai pas...

Je t'aime...
Je t'aime?

Oui et Je t'aimez toujours.


miércoles, 20 de febrero de 2013

martes, 19 de febrero de 2013

NO SABES CÓMO QUISIERA...





Twilight's song
Fotografía de Stella S.




Quisiera poder hacer
que con cada una de mis palabras,
se pudiese secar cada una de tus lágrimas
y que con ello,
se mitigase un poco,
la profunda pena que en tu corazón habita...

Quisiera, mi dulce amor...
que con cada uno de mis suaves besos,
se formara un suspiro etéreo
que calmara todo el dolor que en tu alma anida...

Y también quisiera,
poder volar al infinito
y como gotas de lluvia,
que fragmentos de mi existencia
cubriesen todo tu ser
con mi amoroso abrazo
para intentar hacerte sentir,
un poco menos... 
esta inmensa pena
que hoy hace que tú sientas 
la impotencia que sentimos
los que nos quedamos
cuando alguien amado,
emprende el viaje sin retorno.

No sabes cómo quisiera...



lunes, 18 de febrero de 2013

Hasta donde quiera que tú estés...




Unlimited minds
Fotografía de Stella S.




Hasta donde quiera que tú estés,
ten la seguridad de que todo cuanto dejas 
estará igual que como si tú estuvieras.

Las nubes, 
el sol y el aire;
el simple hecho de respirar
se harán más pesados sin embargo,
lo que dejas tras de tí
siempre será hermoso en tu recuerdo.

Hasta donde quiera que tú estés,
ten la seguridad de que todos los tuyos,
te aman y te seguirán amando por siempre.

Descansa y sonríe.
Descansa
por siempre 
y sigue sonriendo.

Ya estás en un mejor lugar
y lleno de bendiciones.



jueves, 14 de febrero de 2013

La ansiosa y bella luna...




Anxieté.........

Fotografía: 
Jean Marie Faure



Llena de una especie de ambigua ansiedad,
la luna -más hermosa y más llena que de costumbre-
observaba desde lo alto 
todo cuanto acontecía en los parajes terrenales.

Era bella y fría;
sin embargo en ocasiones como ésta,
la noche cálida y con tonalidades naranjas,
le hacían sentir una extraña circunstancia
que se transtornaba hasta convertirse
en sensación molesta.

Le llamaba mucho la atención
el ver a la gente que,
curiosa, 
siempre en noches color naranja,
la miraban incesantemente
como queriendo desentrañar
sus propios sentimientos.

Deseaba,
más que otra cosa,
poder sentir lo que los humanos veían en ella...
saber qué significaba el verla ahí,
majestuosa e imponente...
pero totalmente inalcanzable.

Ya había oído por ahí...
desde épocas remotas
en que el hombre inventaba historias
como para tratar de entender lo que no comprendía,
que a la luna le daban tratamiento
de mujer.

Sí.
Le hablaban en tono delicado y confidente,
como lo hace cualquier hombre enamorado
intentando hacer saber su profundo amor a su amada.

Y entonces la ansiosa luna,
sabiéndose bella e intocable...
cuando era redonda y plateada por completo,
sacaba sus mejores brillos de seducción,
como para acompañar los sueños de los hombres
que buscaban en su abrazo de hilos de plata,
quizá las respuestas a sus anhelantes males de amor.

Y ella se erguía aún más soberbia y hermosa,
como para hacerles saber que,
si una simple mortal no les correspondía,
podían dedicar a ella
las más bellas coplas de un cantar enamorado...
o quizá,
los más puros sentimientos
plasmados en las sentidas letras
de cualquier poeta de amor embriagado.

Y por eso es que,
en noches arreboladamente naranjas...
la bella y ansiosa luna
luce aún mucho más encantadora
que de costumbre...
para sentirse amada y anhelada
por todos aquellos que,
desde el inicio de los tiempos,
sucumben ante su belleza enamorados.




lunes, 11 de febrero de 2013

Muy suavemente...




DELICATE
Fotografía de Mandy Willard



Con delicada sutileza...

Así es como desearía siempre me trataras;
con la suavidad de tus palabras cálidas
que, yo sé bien,
me acompañan en tus noches solitarias
como queriendo sentirme ahí,
muy junto a tí
a pesar de que tristemente no lo esté.

Con mucha ternura y delicada dulzura...
quisiera me miraras
tal y como me miras al través del cristal
de aquélla añeja fotografía
que guardas celosamente sin que nadie sepa.

Con ferviente y amorosa espera,
quisiera me siguieras esperando
hasta el final de los tiempos donde,
al parecer,
podremos solamente así,
estar juntos por siempre y para siempre...
de tal suerte que yo,
así como pacientemente he aguardado
sin mirar las hojas sueltas que del calendario,
año tras año caen esperando tu anhelada llegada,
seguiré haciéndolo con la esperanza
de tu abrazo intenso al caer la tarde.

Muy suavemente, mi dulce amor,
es como quiero
que noche a noche,
me sigas amando
como queriendo tenerme para tí únicamente
y como si no existiese nada más que nosotros.

Sí...
así y solamente así,
muy dulce y suavemente,
mi muy querido y anhelado amor.






viernes, 8 de febrero de 2013

Tras la huella de tus sueños...




Ride the dream
Fotografía: Stella S.



¿Un sueño tiene huellas?...
(Le preguntó un pequeño niño
a su amoroso padre).

Probablemente sí;
-dijo el padre y continuó-
quizá en cada una de las pequeñas estrellas
que noche a noche
podemos visualizar en lo alto 
del cielo nocturno y despejado,
es que tú puedas encontrar
una suave marca en el polvo de las estrellas.

¿Sería posible ir tras la huella
de nuestros propios sueños, padre?...
(Volvió a preguntar curioso
el mismo niño...)

Yo creo que sí, hijo.
Imagino que...
-y respiró profundo
para continuar con su respuesta-
cada vez que deseas algo 
con toda la fuerza de tu corazón,
en el hermoso cielo de la noche estrellada...
podemos ir viendo un polvito mágico,
el polvo de las maravillosas estrellas,
que te irán guiando durante los días
y durante las noches de tu vida
aconsejándote para que nunca dejes de seguir
ese caminito dorado que te están dejando
tus propios sueños y anhelos en la vida.

El niño pensativo miró al cielo.
Bajó la mirada y nuevamente observó a su padre;
suspirando con toda la vehemencia de su ser,
le dijo con la más grande y hermosa sonrisa
que pudo haber dibujado en su rostro:
¡pues entonces, papá,
noche a noche,
seguiré persiguiendo el camino dorado
que mis sueños me están dejando en las estrellas!
¡Quiero llegar alto... muy muy alto
como las estrellas para así,
formar parte de ellas 
cuando haya alcanzado todos mis sueños!

El padre conmovido sonrió.
Movió su cabeza y abrazó a su amado hijo
asiéndolo con fuerza hacia la protección 
de su amoroso pecho diciendo:
"Sí, hijo... si tú quieres
y si Dios lo permite,
así será, hijo. Así será".