Buscar este blog

viernes, 4 de abril de 2014

¿Cuántos sueños caben el corazón de un niño?...




Just a little boy
Fotografía de zznzz (Michael)






¿Cuántos sueños caben
en el corazón de un niño?...


El pequeño niño seguía ahí,
sentadito y meditabundo
(a mi parecer).

A lo lejos, yo seguía la escena:
la madre llegó y sentenció
dura y crudamente:
"ahí me esperas. ¡No te muevas!...
yo regreso por tí..."

El chiquito resignado
se quedó quietecito...
y con carita de gran pesar
comenzó a cantar y a cantar.
Cuando ya se cansó de hacerlo
-sin bajarse de la banca del parque-
comenzó a hacer figuritas en el aire...
mientras yo trataba de interpretar 
los pequeños trazos imaginarios que,
en mi mente de adulto,
no tenían ni forma ni apariencia de nada.

Al cabo de un buen rato,
-ya habiendo hecho uso de todos sus recursos
que, como niño tenía a la mano-...
levantó los ojos y miró profundamente al cielo.
Entrecerró la mirada y continuó otro instante
en su labor atenta y callada.
Comenzó a mover sus deditos
como queriendo hablar consigo mismo
y, señalando las hermosas nubes en el lienzo azul,
de igual manera
delineó formas y tamaños desde ésa, 
su inamovible posición en la banca del parque
y nombró a las nubes
dándoles vida en su mente
y en sus pequeños pensamientos.

¿Cuántos sueños caben en el corazón de un niño?
Quizá ni la misma madre podría imaginar jamás
lo que su desenfadada (e irresponsable) actitud
había provocado en el interior de la cabecita
de su pequeño hijo.
Como adultos que somos...
creo y me atrevo a aseverar,
que nunca podremos saber 
(a ciencia cierta)
¡cuántas maravillosas historias
cobran vida en la mente y el corazón
de un pequeño niño solitario!

¿Cómo terminó la historia?
Mi tiempo ahí se había agotado y,
en verdad, muy preocupada,
tomé mi café y comencé a caminar...
abrumada y triste,
por dejar en la banca del parque
a ese pequeño niño y su solitario mundo de sueños...





Publicar un comentario