Buscar este blog

jueves, 26 de junio de 2014

Los silencios de tu voz...




Fotografía:
Google Imágenes





Una bocanada...
Y dos y tres.

Nada es comparable
a la sensación infinita de tu ausencia;
de tu vívida inexistencia 
que necia e intransigente,
sigue aferrada a mí.

No puedo.
Simplemente, no puedo.

Tras de tus pasos añejos,
los silencios de tu voz,
aún claman desesperadamente
por revivir la inacabable pasión que,
al terminar mi cigarrillo
deberá irse y para siempre.




Publicar un comentario