Buscar este blog

martes, 14 de octubre de 2014

La mano de mi padre...


Winter in Viena XIII
by



Jamás olvidaré mis pasos
tras los suyos.
Grandes...
Fuertes.
Poderosos.

Sí.
La mano de mi padre
asida con firmeza
y cariño a mi pequeña mano.

Y efectivamente...
siempre fué así.

Y ahora, a pesar de no estar ya
más conmigo ni junto a mí,
la mano de mi padre
cada día y cada noche,
abraza mi alma
y acompaña mis pensamientos,
guiando mi triste corazón.



Publicar un comentario