Buscar este blog

viernes, 28 de octubre de 2016

Simplemente AIRE...








Respiro...

Una vez más, inhalo a profundidad.

Con los ojos cerrados
me concentro en percibir el aroma
indescriptible de la vegetación
a mi alrededor.

La suave brisa
toca la hierba recién cortada;
ése olor a frescura
me invade los sentidos por completo
y, a decir verdad,
lo único que me importa

-en ese pequeño instante-

es sentir
lo que mueve mi alma 
y dirige mis más caros anhelos:

AIRE...
Simplemente aire
que refresca mi rostro
de igual manera que 
purifica mi alma.


Publicar un comentario