Buscar este blog

miércoles, 26 de octubre de 2016

UNICIDAD...








Miedo...
Incontrolable temor de no ser.
De no estar.
De no sentir.
De no amar.

El vibrante palpitar 
de los dos corazones
permitía compartir
algo más que el respirar agitado
de dos almas atribuladas...

Mas, 
la unicidad lograda
por la vehemencia del sentimiento
podría ser 
mucho más fuerte que todo.

Sin miedos,
sin temores,
sin nada...




Publicar un comentario