Buscar este blog

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Inherente al corazón...









Las cálidas palabras
hacían más profunda
la cavidad al interior...

Cierto era:
todo lo relativo a su vida,
era inherente al corazón
que, sin dejar de latir...
ya no era más suyo.


Publicar un comentario